Editoriales independientes que se llevan el corazón del lector

FUGAS

En un sector que no escapa al dominio de las multinacionales, los pequeños sellos buscan su sitio entre los lectores exigentes aportando «bibliodiversidad» con una promesa: quien prueba, repite

27 ago 2021 . Actualizado a las 08:05 h.

Independientes o pequeñas, en España la edición literaria vive una anomalía. Los monopolios también se han hecho con el mercado, pero a la vez que Planeta absorbía Tusquets, Destino o Seix Barral, que Anagrama se integraba en la italiana Feltrinelli o que Penguin Random House se hacía con Lumen y Salamandra, las nuevas tecnologías, la complicidad de los libreros, los cambios en la distribución y el boca a boca han posibilitado una eclosión de sellos modestos. Cada vez más reconocidos y decisivos en la renovación del sector, algunos se acercan a la mayoría de edad.

Sin estar asociados a un grupo, sacan catálogos de una veintena de obras al año. Muchas son traducciones de clásicos inéditos en España, pero también hay textos de autores contemporáneos españoles e internacionales. Nuevas voces que en ocasiones se convierten en inesperados best seller. Para diferenciarse, miman los detalles: las cubiertas, la maquetación, la traducción. «No concibo un libro mal hecho», manifiesta el editor de Impedimenta, Enrique Redel. Es su baza para morder un trozo de la tarta que devoran las editoriales que llaman «comerciales».

Una selección de títulos de la deliciosa Impedimenta.
Una selección de títulos de la deliciosa Impedimenta. Daniel Matías

«Si uno consulta el listado de los 100 libros más vendidos en Cegal (Sira, de María Dueñas en Planeta y Lo que la marea esconde, de María Oruña en Destino, están en el top tres), apenas 10 o 15 son de editoriales independientes. El resto son de grandes grupos. Sin embargo, si revisas las recomendaciones de los mejores libros del año, ese porcentaje se eleva enormemente, y puede que el 60% de las apuestas sean independientes», destaca el editor Enrique Redel.