La mejor voluntad y la grieta

Mercedes Corbillón FUGAS

FUGAS

06 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

En C. el cielo está siempre lleno de incertidumbres, ningún azul que lo cubra está libre del peligro de una niebla que lo persiga. No pasaría nada si no fuera porque cada verano nos perdemos las Perseidas y alguna noche de luna llena que nos apabullaría con su belleza derramada sobre la ría.

Mi padre prefiere los horizontes claros de los lugares sin Atlántico, esas bóvedas nítidas que permiten ensanchar el mundo, como si con sus ojos pudiera abarcarlo, recorrerlo, hacerlo suyo.

Conocer el placer y la sabiduría de extender la mirada es una de las grandes cosas que me ha dejado en herencia, una enseñanza hermosa en lo literal e importante en lo simbólico.