C. Tangana se va de juerga con Drexler y Calamaro y pega otro bombazo

El adelanto de los temas «Hong Kong» y «Nominao», en un videoclip que es una miniserie, consigue el aplauso de sus fans con más de un millón y medio de visualizaciones en poco más de 24 horas


 Es la noche antes del amanecer, la fiesta en que C. Tangana, o si quieren Antón, o Pucho, se junta con sus amigos Jorge Drexler y Andrés Calamaro, como la juerga previa a lo que será el lanzamiento de su disco El Madrileño, que verá la luz el 26 de febrero. Es la noche del reencuentro, de los abrazos, de los whiskis, de los cigarros y, venga, sí, del rock que viene a envolver al artista que cabe en todos los nombres. C. Tangana es también este Madrileño que une mundos desde su universo propio, que busca con todos estos artistas que lo acompañan en su nuevo álbum elevar esa buena vibra de quien, como dice la canción que hace con Andrés Calamaro, tiene «una flor en el culo». Pucho repite éxito en estos adelantos que suenan a hit ya en los primeros acordes: «Me cago en las personas que se rajan justo antes de que acabe la noche». Es Tangana pero suena a Calamaro en estado puro, en su mejor versión, la de «voy a salir a caminar solito, sentarme en un parque a fumarme un porrito», y ahí lo vemos llegar como una vieja estrella del rock, cargando con el abrigo del tiempo, a rendirse al «maestro internacional» Jorge Drexler.

Con un abrazo, que es una reverencia del argentino al uruguayo, despega la noche de los tres artistas en dos videoclips unidos que se arman con dos canciones al estilo de las pelis de Jim Jarmusch, que ya han alcanzado 1.693.000 visualizaciones en YouTube en algo más de 24 horas. La primera, Hong Kong, que C. Tangana canta con Calamaro, y la segunda, Nominao, con Drexler. Hay luces rojas, mujeres, billar y caras de after en ese oscuro Palermo madrileño donde fue rodado. Y hay versos, hay guitarra y el característico beat Tangana que se mezcla con la batería del rock. Y hay mucha complicidad. Nominao es el fracaso del sueño no cumplido, Hong Kong, la suerte de «un cohete en el pantalón», y en las dos se ve a de C. Tangana, como un niño pequeño, feliz de compartir con sus ídolos.

No hay el folklore bailón del K.O. Tú me dejaste de querer, que nos envolvió en cero coma, pero, guau, hay que rendirse al talentazo de Antón Álvarez Alfaro, qué trío de ases, qué ganas de resoplar, después de esta noche, en lo alto de una terraza al amanecer. C. Tangana lo ha vuelto a hacer.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos
Comentarios

C. Tangana se va de juerga con Drexler y Calamaro y pega otro bombazo