María Fasce, editora de Lumen: «En Galicia tenemos un talento cercano y exótico»

FUGAS

Abordamos con la editora de Lumen y Alfaguara (Random House) uno de los últimos fenómenos literarios, la apuesta de los sellos nacionales por las historias y los autores que publican en gallego

19 jun 2020 . Actualizado a las 13:52 h.

Las editoriales españolas miran para Galicia. Domingo Villar, Arantza Portabales, Ismael Ramos, Ledicia Costas, Pedro Feijoo o Inma López Silva son los nombres de un tímido bum que comienza a echar raíces y en el que autores como Manuel Rivas abrieron camino. La literatura en gallego se lee fuera con el repunte de traducciones al castellano o el lanzamiento simultáneo en ambos idiomas. María Fasce (Buenos Aires, 1969) es la directora literaria de tres de los sellos del gigante Random House, Alfaguara, Reservoir Book y Lumen. Este último, fundado por Esther Tusquets hace 60 años, está detrás de las ediciones en la lengua de Cervantes de El libro de la hija, de López Silva, y Belleza roja, de Arantza Portabales. Con la escritora, traductora y editora hablamos de esta tendencia que se palpa también en el audiovisual.

Otros acentos

­-¿Aumenta el interés por los autores que publican en otras lenguas cooficiales?

-El interés coincide con un muy buen momento para la literatura en gallego, en catalán y en vasco. Estamos viviendo una época en la que la atención se centra en lo próximo: los lectores buscan historias cercanas, que sucedan en España. La literatura en otras lenguas dentro de España propone un mundo a la vez cercano y extraño, con los atractivos de las dos instancias.

­­-¿Por eso apostó Lumen por las novelas de Inma López Silva y Arantza Portabales?

-La literatura en otros idioma, ya sea dentro de España o fuera de ella, presenta siempre la posibilidad de una mirada nueva, propia de la lengua y del lugar desde donde se escribe. Esto, desde luego, es a veces muy sutil y difícil de identificar. Borges abominaba de los escritores que acumulaban elementos exóticos para mostrar el lugar de donde venían. «Ser argentino es una fatalidad», escribió. Y lo mismo puede decirse de «ser gallego». Quiero decir con esto que lo que nos ha atraído en Lumen de López Silva o de Portabales son sus historias, la fuerza de sus personajes y de su escritura. Las novelas de Inma, al igual que la primera novela de Arantza (Deje su mensaje después de la señal) sorprenden por la hondura psicológica y la cercanía: es imposible no identificarse con los personajes. Las dos tienen también un gran sentido del ritmo y de la intriga: no son novelas «hiperintelectuales» ni autoficciones -ha habido un exceso de ambas en los últimos tiempos-, sino historias que atrapan desde la primera línea. Arantza ha demostrado luego, con Belleza roja (Beleza vermella, editorial Galaxia), que también es excelente en el género policíaco: un género que tiene unas reglas muy específicas y que requiere una gran técnica. Estamos felices de contar con las dos autoras en nuestro catálogo y de acompañarlas en su obra. Sabemos que siempre buscan nuevos desafíos.