¡No nos moverán!

El final del verano llegó... y Chanquete ha vuelto a morir, pero es «trending topic» casi 40 años después. ¿Y tú partirás... o no, te quedas en «Verano azul»?


Sí, puedes soportarlo. Porque lo has vivido más de una vez. No me refiero a Atrapado en el tiempo. Estamos en Verano azul. Chanquete ha muerto, y 38 después de la primera emisión de aquella joya familiar de Mercero, es tendencia en Twitter. Clásico veraniego. Como le dice Julia a Desi en uno de los capítulos previos al desenlace, «el helado y el verano se van a acabar». Saboréalo. Puedes soportarlo porque es el spoiler más sonado de la historia de la tele y porque a Chanquete le has visto morir al menos cinco veces (esta es la duodécima ya). Has visto incluso cómo la ficción se hacía realidad con la muerte de Antonio Ferrandis en octubre del 2000. Y las pérdidas antiguas se llevan siempre mejor... Aunque, vale, aún emociona ver a Tito diciendo: «¿Pero ya no nos puede hablar? ¿Pero ya no nos puede ver?». Tito y Pi, de lo mejor.

Puedes soportar el footing, y todo ese léxico familiar, que es parte de lo que eres, que podría trazar la línea entre EGB y la ESO, casi fuera de circulación, como el Cinzano o la Mirinda: picantillo, parienta, guateque, guantazo, «no te salgas por la tangente», «es demasié...». En Verano azul los niños son mocosos, el idiota es idiota, «las mujeres tienen que guardarse más que los hombres»; el psiquiátrico, un manicomio, y Piraña, un zampabollos feliz, que ha herido las sensibilidades de hoy. Pero las relaciones se resumían en un «la cosa sexual». ¿Retro? Elemental...

Todos los que vivimos un Verano azul décadas antes que un Melrose Place (¡un siglo antes que Stranger Things!) aún podemos venirnos arriba viajando atrás con el silbido a coro y el «Televisión Española presenta» sobre el paisaje verde y azul de Nerja que cruzaban las bicis de Bea, Javi, Pancho, Quique, Desi, Tito y Piraña. ¿Con cuál te quedas? Libraban el derbi por el corazón del sector femenino Javi (Juanjo Artero, que llegó a comisario en Servir y proteger) y Pancho (José Luis Fernández, del que poco más se supo), que cuajaron, por cierto, en un dúo musical que duró un telediario.

BEA YA ES MUJER

Bea era la guapa y Desi tenía un punto Betty la Fea. «A Bea le vino el periódico...», anuncia Tito en uno de sus momentazos. Sí, a Bea le vino la regla una vez más ante cientos de miles de espectadores. Es otro instante de oro de la serie que puedes volver a soportar, como el «Te doy, te doy, te doy» de Bruno a lo Miguel Bosé. O la separación de los padres de Desi, que rompió moldes estrenando en pantalla la ley del divorcio (del 81). O el mítico tema del Dúo Dinámico... ¿Hasta cuándo este amor recordarás? ¿Por qué Verano azul ha vuelto a reunir a más de 380.000 espectadores este agosto, según los datos que aporta a Fugas Carlos Garrido, de RTVE? «Ya en 1995, el 91,3% de los españoles habían visto algún capítulo de Verano azul», subraya Carlos Garrido. Y este año la cuota de pantalla ha llegado a superar el 4,5%. Es una serie que no puede morir, por «emblemática», asegura.

Lo soportaremos ciento y una vez más porque nos mola, por lo que fuimos y quedó. Y lo que no. Volveremos al guateque, a Cala Chica. Y de la Dorada de la infancia, no, ¡no nos moverán! El verano será siempre como lo pintó Mercero en los ochenta. Azul.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

¡No nos moverán!