Lo que sí y lo que no de «Élite»

La nueva meca de la chavalada es un colegio de pijos llamado Las Encinas, centro neurálgico de la segunda serie española de Netflix. Provocativa, astuta y absorbente, es mucho más que un puñado de clichés puestos al día; actualmente, la más vista de la plataforma en todo el mundo. Pero ¿cómo de adecuado es su ejemplo?

Netflix

Pasa una cosa: que Élite no es muy ejemplar, pero al mismo tiempo sí que lo es, depende todo del espectador que la mire; que los epicentros del riesgo, las zonas de peligro, se marcan en coordenadas distintas si quien observa pertenece a una o a otra generación. Y ahí andan a la gresca los defensores de la estricta moral y los muchachos de hormonas todavía mal calibradas: que si el producto parido por Darío Madrona y Carlos Montero es inadecuado para menores, defienden los primeros; que si para nada, que es un fiel reflejo de una juventud sin prejuicios -sostienen los segundos-, valiente y diversa, incómoda si se ve obligada a cantar mariconez.

Pasa también que este revoltoso producto audiovisual no ha nacido ni con vocación ni con obligación moral alguna; que ande yo caliente -pensará, a lo suyo, Netflix, reventando nuevos récords (la serie lleva tres semanas consecutivas siendo lo más visto de la plataforma)-, ríase la gente. Y ahí están ellos, los chavales de instituto, acicalados con el uniforme de turno -rapidez la de Inditex para sacar una colección inspirada en Las Encinas- de tan embelesados que se hayan con esta Física y Química del 2018, con nuestro Por 13 razones, nuestro Riverdale, nuestro The OC, con un Compañeros venido arriba sin pizca alguna de apocamiento. Y ahí sus padres, aterrados, al borde del soponcio: corren drogas a dolor episodio sí, episodio también; abunda el sexo, explícito en todas sus conjugaciones. Hay insolencia. Y un irresponsable despliegue de imprudentes comportamientos de libro que, idealizados, despiertan la envidia, incitan a la práctica.

Hace casi un mes que se estrenó Élite y desde entonces son pocos los que hablan de otra cosa -un poco de Hill House por aquí, un poco de Bodyguard, quizá, por allá-: resulta complicado resistirse a los encantos de la segunda serie original española de Netflix, pero especialmente a la tentación de ingerir bulímicamente sus ocho capítulos tras catar el primero; por algo es líder de todos los ránkings de títulos maratoneables. Es este su principal mérito, el «sí» más contundente, su capacidad para atrapar a la audiencia con una estructura aguda, poco original, sí, pero muy bien manejada: la de empezar por el final para desentrañar a base de flashbacks un misterio que nos mantiene alerta durante ocho horas. La técnica deja poco espacio al aburrimiento, oscilando entre pasado y presente, presente y pasado, pasado y presente hasta que las piezas comienzan a encajar.

View this post on Instagram

Love hurts.

A post shared by Élite (@elitenetflix) on

Su segundo voto de confianza tiene mucho que ver con las pegas antes alegadas, con el croquis que esboza de una juventud a la que además de arrogante e insensata resulta que también pinta de valiente, imprevisible, fuerte y crítica, dispuesta a pelear si algo se le antoja, a desterrar prejuicios. Y aquí Élite vence: se aproxima meticulosamente a las desigualdades sociales, desmonta estereotipos raciales, aborda sin complejos la corrupción y hace una necesaria labor de normalización, de la homosexualidad y del VIH. No es gay el personaje contagiado: es mujer, es hetero y es de clase alta, todo un bofetón para los que siguen anclados al estigma: «Al VIH le importa una mierda cómo de grande es tu casa, cuánto dinero ganas o cómo de largos son tus apellidos». Palabrita de Marina, 16 años. Amén.

View this post on Instagram

Los shippeo 💕 . . I ship 💕

A post shared by Élite (@elitenetflix) on

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

Lo que sí y lo que no de «Élite»