Las reinas del pop latino

Figuras como Shakira o Jennifer López mantienen su liderazgo, mientras surgen otras como Camila Cabello o Becky G con propuestas que enamoran. Todo ello junto a artistas como Mon Laferte, Javiera Mena o Natalia Lafourcade, que plantean deliciosos universos personales.


La última edición de los premios Grammy fue la noche de Bruno Mars, por supuesto. Pero hubo otros personajes secundarios a tener en cuenta. Uno de ellos, Camila Cabello. La cubana, que deslumbró en la alfombra roja e hizo circular su imagen por miles de tuits, asomó su cabeza en la gran industria. Cantó con Kesha Praying con todo el sentimiento, en el gesto feminista de la noche. Apeló, señalando a Trump, a los soñadores que un día llegaron a EE.UU. buscando un mundo mejor antes de presentar la actuación de U2. Y dejó muy claro que el año que viene será ella la que aparezca entre los nominados. Se trata de la última estrella latina que ha desprendido su brillo cegador. Su single, Havana, suena y suena con líneas sinuosas, atmósfera sensual y esa pulsión contenida que lleva dentro de su ritmo. Su disco, Camila, es uno de los lanzamientos más potentes del arranque de este año. Nos cansaremos de escucharla.

Tampoco dejará de sonar Becky G. «A mí me gusta que me traten como dama / Aunque de eso se me olvide cuando estamos en la cama», canta provocativa en Mayores, un pelotazo de reguetón que se marca con Bad Bunny. Ha sido una de las canciones de la temporada, pero también un foco continuo de polémica. La americana de origen mexicano ha sido puesto en el punto de mira. Arrasa con las adolescentes gracias a canciones de contenido sexual bastante obvio. Ello irrita a las mentes feministas y conservadoras por igual. Todo apunta a que la tensión seguirá en el futuro.

Más tranquilas se encuentran las aguas en los mares de otras estrellas femeninas del pop latino actual. La colombiana Karol G gusta mucho. Su trap serpenteante encanta a miles de personas. Igual que Becky G, el año pasado hizo una alianza con Band Bunny para el tema Ahora me llama. El resultado se puede ver en YouTube. Su videoclip acumula 558 millones de visualizaciones. Hay quien ve en ella la nueva Shakira. Sus giros vocales ayudan a la comparación.

Resulta necesario en este repaso hacer una parada en Chile, uno de los países sudamericanos que vive una auténtica explosión musical. Mon Laferte se encuentra entre las referencias imprescindibles. Su apuesta clásica y con toques retro, tira de vozarrón, mezcla boleros, rítmica latina, soul y melodrama. En su último disco, La Trenza (2017), colabora Bunbury y Juanes. También en Chile se encuentra Javiera Mena, que lleva desde el 2006 fabricando cápsulas de tecno pop el como Otra era de gran predicamento entre el público indie, pero con un alcance que perfectamente puede ir más allá. En una entrevista para este suplemento en el 2011, por ejemplo, decía que Mecano era una de sus máximas influencias.

A la mexicana Natalia Lafourcade se la podrá ver en Galicia en breve. El 18 de febrero actúa en el Teatro Jofre de Ferrol. Llevará su precisa y preciosa mezcla de sonidos latinoamericanos con jazz, rock, bossa nova o folk. Lleva ya muchos años en la brecha, pero es ahora cuando ha encontrado su mejor ubicación en el mercado español.

Las referencias

Al margen de estas cantantes, más o menos nuevas y más o menos grandes, no puede faltar una mención a dos figuras referenciales que llevan años en lo más alto. Lo de Shakira resulta difícilmente superable. Como si se tratase de una Madonna del mundo latino, es la artista que mejor se ha adaptado a los cambios de la industria, los vaivenes estilísticos y el paso del tiempo. Desde mediados de los noventa se encuentra ahí, como faro total de una música mestiza pero con un origen muy claro. En El Dorado (2017) ha asimilado perfectamente la situación del mercado, entregando el disco que pedía el gran público. Hay trap, hay reguetón, hay r&b, hay pop del de toda la vida y hay duetos con Maluma o Carlos Vives. De nuevo ha vuelto a arrasar. Ojo, que el 1 de julio actúa en A Coruña.

El otro gran icono es Jennifer López, que en los últimos días acaba de hacer una jugada a dos bandas. Primero, presentó el single Amor, amor, amor con Wisin. En castellano y con ritmos machacones. Después, Us, producido por Skrillex, el productor y dj de cabecera de las grandes figuras del pop norteamericano. Ambos miran a la pista y garantizan vida al mito de J. Lo, imagen definitiva del triunfo latino en EE.UU.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Las reinas del pop latino