Taburete: «Por una razón o por otra, hay gente que se niega a escucharnos»

La banda madrileña liderada por Willy Bárcenas, que se ha convertido en uno de los fenómenos musicales del momento, regresa a la «tierriña» por partida doble. El jueves que viene estarán en Santiago y el sábado en Vigo.

.

Entregado a la causa y sin plantearse un futuro en solitario, Guillermo Bárcenas, como prefiere que le llamen, se muestra eufórico con el momento profesional que atraviesa su banda. Esa que montó sin buscarlo y con la que ha acabado haciendo famosos a sus amigos de siempre. A estas alturas quién no conoce a Dron... Las juergas en su casa y las aventuras en Malta o Sierra Nevada han pasado de ser anécdotas de un grupo de amigos a ser letras coreadas a pleno pulmón por miles de fans. Son conscientes de que tienen al público entregado, una sensación que agradecen cuando «hay nervios o te sale un gallo», aunque advierten de que cada vez tienen más voces en contra.

-¿Cómo se pasa de ser un grupo al que van a ver 70 personas a ser un fenómeno que agota entradas y llena recintos en tiempo récord?

-Fenomenal, porque ni nosotros nos creemos lo que nos ha pasado en solo dos años. Ha sido una locura, llenos, lo del Palacio de los Deportes de Madrid, gira con Hombres G... Lo llevamos bien, con naturalidad, haciendo la vida que hacíamos antes y no nos ha cambiado mucho la forma de ser.

-¿Ahora viene lo difícil?

-Lo difícil para un grupo es mantenerse y es lo que viene ahora, pero yo tengo mucha fe en el disco que saldrá el año que viene, después del éxito de los dos anteriores, es muy muy bueno, y creo que va a seguir teniendo éxito. Además, tenemos una legión de fans que son muy fans, es verdad que hay un bloque de gente a la que le gustamos mucho y si seguimos haciendo las cosas bien con la cabeza, y siguen saliendo buenas canciones, yo creo que Taburete va a aguantar.

-Son unos fans muy entregados...

-Sí, a veces parecen fans de otra época, nos lo dice incluso Hombres G. Es un público que se deja el alma, lo sentimos mucho y es muy fácil para nosotros, en cuanto a nervios, o cosas que pueden pasar sobre el escenario, que tengas esa respuesta de la gente, que el público esté tan entregado, que da igual si te sale un gallo o digas una gilipollez, el caso es que es una fiesta donde todo el mundo está metido y hace que sea increíble.

-¿Habéis dado en la tecla correcta?

-Sí, pero sin buscarlo, porque esto no es un producto pensado ni maquinado por nadie, al final son las canciones que yo compuse durante años en mi vida, conozco a dos músicos como son Jokin y Anchón, nos juntamos, grabamos el disco, pero todo de una forma muy natural, haciéndolo nosotros, poco a poco y creo que lo hemos hecho bastante bien la verdad.

-¿Notas más responsabilidad?

-Sí, hay cierto miedo porque antes componías las canciones sin esperar nada de ellas, con la mente en blanco y lo que surgiese, por eso hay canciones de los dos primeros discos que son muy personales, menciono a mis amigos, los bares a los que iba, y ahora que sabes que te escucha tanta gente, piensas más las letras, intentas hacer algo más universal, pero la esencia es la misma.

-¿Y miedo a perder el timón?

-Nunca se puede decir esto no lo haré, pero las posibilidades de que firmemos por una discográfica son totalmente imposibles. De verdad, sabemos cómo funcionan por dentro... y creo que nosotros lo estamos haciendo bastante bien, nos hemos sabido rodear de gente que llevaba años en la industria, porque nosotros éramos novatos en esto, gente que nos ha sabido enseñar, que ahora también está dentro de Voltereta Records y nuestro objetivo -solo que ahora Taburete da mucho trabajo- es tener un buen catálogo de artistas, de hecho ahora estamos negociando con dos, y el objetivo es crecer en ese sentido. Y si el día de mañana Taburete no está, tener eso ahí porque creemos que se pueden hacer muchas cosas. Creo que las discográficas se han quedado un poco anticuadas.

-A través de las letras, nos hemos hecho una idea de lo que has vivido. No sé qué harías en Malta o en Sierra Nevada, pero lo has pasado muy bien...

-Cuento lo que viví, y hablo del rey del contrabando, que es un amigo mío, de Dron y las fiestas en su casa a las siete de la mañana cuando cerraba todo...

-La casa de Dron ya forma parte de un himno. ¿Dónde está?

-En Madrid. Al final la casa de Dron es un grito de guerra para mucha gente, y para mí es una de las cosas más bonitas de Taburete, el ver como la gente canta a pulmón Amos del piano bar que habla de mis amigos, de mis cosas, y esto hace más ilusión que una canción que has compuesto más general.

-Si tus letras no mienten... eres una buena pieza.

- Siiiii, nooo... Bueno una mala tarde la tiene cualquiera.

-Y una mala noche.

-Sí, la verdad que sí. Y ahí seguimos porque estaba todo más tranquilo, pero ahora con la música vuelve a activarse la noche y vuelves a salir, a pasarlo muy bien, pero lo bueno es que hemos formado una familia, todos, los músicos, los managers, y nos lo pasamos muy bien y hemos vuelto a renacer en la fiesta.

-Ir de gira con Taburete es como hacer el interrail.

-Sí, cada vez nos vamos calmando más porque con tantos conciertos seguidos tienes que dosificarte, pero al final somos gente que estamos en un rango de edad con muchas ganas de disfrutar del momento. El más pequeño que es Anchón que tiene 22 años y el mayor que tiene 30, y yo tengo 28. Soy muy optimista con Taburete, pero hay que disfrutar de esto.

-¿Hablas de un futuro sin Taburete?

-Lo veo muy implanteable, incluso el de una carrera en solitario, porque una de las cosas más importantes de Taburete además de las canciones es lo que existe entre todos nosotros y eso hay que guardarlo bien.

-¿Qué le pasa a Galicia con Taburete o a Taburete con Galicia?

-Hay algo especial. Ahora volvemos otras dos veces, y yo ya no sé las veces que hemos ido a la tierriña, pero... Pucho, nuestro mánager y amigo es de ahí, y pasa todos los veranos ahí. Yo no conocía la tierriña hasta que empezó el grupo, pero se ha convertido en un sitio de reunión, cada vez que tenemos una semana libre nos vamos para allá, siempre hay ganas de repetir. En verano nos daban 15 destinos para hacer una gira, y elegimos dos en Galicia. Estamos muy a gusto, antes, durante y después de los conciertos. Se está muy bien.

-¿Qué pasa dentro de un concierto para que la gente se quede fuera?

-No sé, pero yo creo que hay un poco ese efecto de que si no las compras las entradas se acaban, y entonces eso hace que se acaben, un poco bucle.

-Cuando acabas un concierto, ¿qué sientes?

-Acabo cansado, pero depende. Por ejemplo, después del primer Palacio de los Deportes que hicimos este año, terminas y estás eufórico, no puedes dejar de saltar, de bailar, de poner copas a la gente, de gritar, de cantar... pero en medio de una gira, lo que quieres es sentarte en una silla y quedarte un rato sin hacer nada porque estás extasiado.

-¿Crees que es el momento de cerrar el rincón «hater» que tenéis en vuestra web? ¿Que son minoría, que ya habéis convencido?

-No son minoría, ahora hay más, pero también hay más fans. Eso está ahí, lo pusimos al principio para hacer la gracia e igual lo quitamos, pero hay muchos haters...

-Y muchos prejuicios.

-Sí, pero por una razón o por otra hay mucha gente que se niega a escuchar a Taburete, algo que no pasa con otro grupo. Yo no conozco un grupo que la gente diga: «Yo esto no lo escucho porque este es hijo de...» Esto solo pasa en Taburete.

-Tanta comparación con Hombres G acabó en gira, ¿con quién os gustaría hacer otra más adelante?

-La gira nos está encantando, hemos hecho una amistad fantástica, pero yo creo que las giras mejor nosotros solos. Pero colaboraciones con millones de artistas, Fito, por ejemplo, Bunbury, Leiva...

-¿Qué música hay en tu iPod?

-De todo. Ahora mismo estoy muy enganchado a La Maravillosa Orquesta de Alcohol, me parece el mejor grupo que hay ahora en España.

-¿Quién era tu Taburete cuando eras más joven?

-Estopa. Desde los 12 años, cuando sacan el primer disco, que me lo enseñó mi hermano, hasta el cuarto, fue mi grupo favorito.

-De todos los fans declarados abiertamente de Taburete, ¿hay alguien que te haya sorprendido?

-No caigo, no hay muchos así que en público se hayan declarado... A Mario Vaquerizo, le gusta, me sorprende.

-Y a una nieta del rey también...

-Sí, pero no me sorprende... Me sorprendería que saliera Pablo Iglesias diciendo que le gusta Taburete, aunque es un poco absurdo que no le pueda gustar.

-Terminamos y no te he preguntado por tu padre.

-Cierto, es que yo creo que es un tema que ya va quedando un poco atrás, ya casi como anécdota comparado a lo que está haciendo Taburete.

Votación
11 votos
Comentarios

Taburete: «Por una razón o por otra, hay gente que se niega a escucharnos»