Un 30 de marzo de 1924

Graham Swift, integrante del grupo de jóvenes británicos seleccionados por la revista «Granta» en 1983 junto a McEwan, Amis o Barnes, ofrece su mejor novela

.

Cuando la cierras ya estás deseando volverla a empezar. El domingo de las madres es una pequeña joya (de solo 160 páginas) que te enamora desde la primera línea. Una historia que comienza con un érase una vez... y que aborda con soltura la muerte y el amor como las dos caras de una misma moneda. Lo hace en un relato perfecto en el que las piezas del pasado y del presente encajan en una prosa intensa y sensual, pero también pausada.

Todo transcurre en un solo día. Es el 30 de marzo de 1924. Jornada que en Inglaterra se celebra el domingo de las madres. Ese día las criadas vuelven a sus casas para visitar a sus familias. Pero la doncella Jane Fairchild es huérfana y pasará el día de un modo poco convencional: haciendo el amor con su amante, Paul Sheringham, el único hijo vivo de los vecinos de sus patrones. Es una despedida: ya que el joven va a casarse con una chica de su misma clase social. Serán unas horas intensas que marcarán la vida de Jane para siempre.

Swift construye una historia suspendida entre el pasado y el futuro y la impregna de una bella carga erótica en la que deja hueco para las pinceladas feministas. Esa Jane que por primera vez se mira desnuda al espejo y consigue encontrarse, definirse como persona. Sacar a la superficie su vocación y destino: los libros. Un amor a la literatura que la transformará y la elevará por encima de las rígidas barreras de clase de la época.

El tono nostálgico, la melancolía del relato, esconde un latido que presagia un desenlace inesperado. Un ritmo de fondo que nos tensa y nos inquieta a pesar de la aparente calma. Una corriente subterránea que Swift dosifica en esta historia de estructura compleja pero que se lee con suma facilidad.

La atracción de la creación literaria, el homenaje a la maestría de Joseph Conrad es otro de los pilares de esta fábula sensual en la que cuentan más las impresiones que los hechos, lo recordado que la realidad, lo callado que lo contado.

Graham Swift (4 de mayo de 1949) forma parte del grupo de escritores británicos que fueron seleccionados por la revista Granta en 1983 como los mejores novelistas jóvenes de aquella generación. En las lista figuran también Ishiguro, Rushdie, Barnes, Amis y McEwan. Hasta ahora, y por razones injustificadas, Swift no ha tenido en España tanta popularidad como otros de los mencionados en la lista Granta, a pesar de que es autor de diez novelas traducidas a más de treinta idiomas y tiene en su haber un premio Booker por su obra Últimos tragos, también llevada al cine como Last Orders, protagonizada por Michael Caine y Bob Hoskins.

.

AUTOR

GRAHAM SWIFT

EDITORIAL

ANAGRAMA

Votación
1 votos
Comentarios

Un 30 de marzo de 1924