Y la bola aplastó al twerking

Miley se ha vuelto mansa. Las provocaciones no caben en el traje de Elvis que promete devolverla a lo más alto de las listas con «Younger Now», su tributo al rey del pop. Sí, la espera ha terminado. Su nuevo disco sale hoy a la venta.

.

Cómo no va a sentirse Miley más «Younger Now» (Más joven ahora) desde que se ha quitado de encima todo aquel ímpetu exhibicionista de Wreacking Ball. Aquella bola de demolición hizo que rompiese con todo, incluso consigo misma, dando paso a las pezoneras, a la lengua de fuera, al twerking. A las caras escandalizadas de Rihanna o Beyoncé, que ya tiene mérito. El mismo que seguir teniendo éxito incluso en esa mezcla de estupor y desagrado que generó durante aquella especie de tregua en la que se permitió equivocarse. Ahora, no se sabe si en una etapa de madurez o de increíble adaptación al medio -no olvidemos que ha vuelto con el actor Liam Heamsworth, el mismo con el que rompió para desatar todas sus pasiones-, se ha permitido volver al country con una imagen más próxima a la niña Disney que un día fue.

Su nuevo camino empezó con la hipnótica Malibú, el primer single de este nuevo disco. Con él nos presentó a la Miley más relajada, más campera y menos artificiosa. Una nueva Miley que dice que no quiere ni oír Wreacking ball y, mucho menos, ver el videoclip en el que lamía la bola de la polémica. Malibú fue la carta de presentación de su nuevo trabajo o, mejor dicho, una auténtica carta de amor para Liam: I never came to the beach, or stood by the ocean / I never sat by the shore, under the sun with my feet in the sand / But you brought me here and I’m happy that you did / ‘Cause now I’m as free as birds catching the wind (Nunca vine a la playa, o he estado por el océano / Nunca me senté junto a la orilla, bajo el sol con los pies en la arena / Pero tú me trajiste aquí y me alegra que lo hicieras / Porque ahora soy tan libre como los pájaros atrapando el viento).

La última estrofa de la canción deja claro que él ha vuelto a sacarla del pozo: We are just like the waves that flow back and forth / Sometimes I feel like I’m drowning / And you’re there to save me /And I wanna thank you with all of my heart / It’s a brand new start /A dream come true in Malibu (Somos como las olas que corren atrás y adelante / A veces siento que me ahogo / Y tú estás ahí para salvarme / Y quiero agradecerte con todo mi corazón / Es un nuevo comienzo / Un sueño hecho realidad en Malibú).

Los mismos sastres

Después de desnudar sus sentimientos ha decidido dar otro pelotazo homenajeando a uno de sus grandes referentes, Elvis Presley, coincidiendo con el 40 aniversario de su muerte. En Younger Now, la diva del pop luce tupé y se enfunda su mítico traje. Ya no necesita tanto la piel. Miley es natural de Tennessee, el mismo estado donde consta que falleció el rey, cuna del country y, cómo no, del rock and roll. Para emular sus estilismos, la artista recurrió a los míticos sastres de Nudie’s Rodeo Tailor, responsables, en su día, de los icónicos trajes del propio Elvis. El vídeo escenifica una reconciliación consigo misma y con su pasado. Y una enseñanza: aceptar de dónde venimos, pero elegir a dónde vamos. Su letra deja al descubierto sus ansias de cambio. Frases como Change is a thing you can count on (El cambio es algo con lo que puedes contar) o No one stays the same (Nadie permanece siempre igual) dejan ver que estamos ante una artista pero, sobre todo, una persona completamente renovada.

Aunque como es lógico todavía se desconocen las cifras, podríamos hablar ya de cuántos ingresos está generando Younger Now, porque aunque el disco no ha salido a la venta hasta hoy, la preventa on line ya llevaba días disponible. A los fans que reservaron el álbum a través de este método, solo les queda contar las horas para recibirlo. Y a los menos previsores, seguramente correr a por él por si los pedidos previos acaban con el stock de las estanterías antes de que puedan hacerse con el suyo. Miley ha vuelto a hacer lo imposible: vender copias de su disco antes de que el disco esté a la venta. Tres, dos... Empieza la cuenta atrás para que Elvis, como Miley, regrese al número uno.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Y la bola aplastó al twerking