«Mi carrera no se podría entender sin A Coruña»

El número uno actual de la lírica española estrena «Lucrezia Borgia», la genial ópera de Gaetano Donizetti

.

Celso Albelo (Santa Cruz de Tenerife, 1976) encabeza la nueva generación de tenores españoles que han tomado el relevo de los históricos Domingo, Carreras o Kraus. Recién llegado de Finlandia, donde ha representado al Teatro Real madrileño con funciones de I Puritani de Bellini, estos días regresa A Coruña para cantar, en su Programación Lírica, Lucrezia Borgia de Donizetti junto a la diva Mariella Devia.

-Plácido Domingo, con el que la pasada temporada compartió escenario en el Liceo de Barcelona, ha dicho de usted que es el mejor tenor español, ¿se siente valorado como tal en su país?

-Me hace una especial ilusión que el Maestro haya dicho esto de mí. Lo más importante es que existen ahora mismo una serie de cantantes españoles de un gran nivel. No me quejo del trato recibido, como tampoco del trabajo y del estudio para alcanzar esta posición, que es el secreto de esta profesión. 

-A menudo también se le compara con otro grande, Alfredo Kraus, ¿qué es lo que hace tan especiales a las voces canarias, tierra de cantantes?

-No sabría decirlo con exactitud, imagino que es un cúmulo de circunstancias: el folclore, el clima, el mestizaje cultural...

-Hablando de mestizaje, hace un par de años grabó en Galicia «Íntimamente», el cedé que Sony acaba de publicar con canciones de ambas orillas del Atlántico, ¿por qué ha elegido precisamente este repertorio?

-Era lo que me apetecía. Han sido canciones que siempre han acompañado mi vida en aquel periplo musical que vivía en Canarias. Digamos que es una especie de nostalgia entre dos riberas, la española y la latinoamericana, entendida desde el punto de vista de un canario.

-En A Coruña el público le profesa una devoción muy especial, como se vio el otro día en el concierto de homenaje a Alberto Zedda. ¿Qué le une a esta ciudad?

-Aquí tengo amistades de las de verdad, que no solo creen en mí como artista sino como persona. Son ya once años actuando en A Coruña de manera periódica, por lo que mi evolución artística no se podría entender sin la relación con Amigos de la Ópera. 

-Ahora cantará aquí con Mariella Devia, una leyenda del bel canto. ¿Qué espera de esta «Lucrezia Borgia»?

-Cantar con ella es un privilegio, es una artista de las de verdad, de la que solo se puede aprender y darle las gracias por su arte. Desearía que esta Lucrezia coruñesa sea una de esas noches belcantistas que tanto bien hacen al alma, tanto del intérprete como del aficionado que venga a escucharnos.

-¿Hacia dónde tiene previsto evolucionar Celso Albelo en los próximos años?

-Siempre respetando la evolución natural de la voz, poco a poco iré incorporando nuevos títulos, sobre todo del repertorio francés: los protagonistas masculinos de Manon, Romeo  y Julieta, La condenación de Fausto... e iremos observando hasta dónde me encuentro cómodo.

Votación
3 votos
Comentarios

«Mi carrera no se podría entender sin A Coruña»