Espías en el corazón de Europa

.

Daniel Miller (interpretado por Richard Armitage) es un agente de la CIA que desembarca en Berlín con una importante misión: descubrir quién está filtrando información clasificada a la prensa. Ese es el punto de partida de Berlin Station, que recuerda, sin disimularlo -aunque salvando las distancias-, al caso Edward Snowden que sacudió al mundo.

El nombre en clave del topo es Thomas Shaw y sus revelaciones ponen en peligro el modus operandi de la inteligencia estadounidense. Miller tendrá que lidiar con la complicada red de espionaje alrededor de Shaw, además de con la propia CIA, a la que por algún motivo no acaba de gustarle que el foco de atención recaiga tanto sobre su delegación berlinesa. El desarrollo de la investigación se irá complicando en un maremágnum de espías, colaboradores, miembros de la inteligencia alemana y la periodista que filtra las informaciones. Y, como no podía ser de otra manera, la investigación del terrorismo islamista, una constante en los servicios secretos del presente, se convertirá en una trama paralela no menos relevante. ¿Cuántos personajes se quedarán por el camino? La ficción, creada por Olen Steinhauer y adquirida por HBO, se estrenó ayer en la plataforma de streaming y ya ha anunciado una segunda temporada. Los críticos prometen una buena trama, calidad interpretativa y un Berlín convertido en un personaje más.

Votación
0 votos
Comentarios

Espías en el corazón de Europa