«Estudié hasta cómo hablaba Ana Torroja»

Robin Torres se ha convertido en la fotocopia de la mítica cantante de Mecano. Actúa hoy, a las 20.45, en la sala Capitol (en Santiago) y mañana, a las 20.30, en el Auditorio Mar de Vigo


Una época del pop español se cerró en 1992 con la gira Aidalai de Mecano. Supuso el fin de la banda y la repentina de orfandad de hordas de fans que llevaban diez años siguiendo al trío. Ahora, en plena fiebre de los grupos tributo, surge Hija de la luna, proyecto encabezado por Robin Torres que, tras su paso por el concurso televisivo La Voz, decidió convertirse en Ana Torroja: «Me he criado con Mecano, pero tengo 34 años, así que nunca pude verlos en directo. No me dejaban mis padres», asegura.

-¿Cómo surge la idea de homenajear a Mecano?

-Hace unos cinco años teníamos una banda tributo de los ochenta, con la que interpretábamos temas de diferentes grupos, entre ellos Mecano. Y vimos que la gente, cuando escuchaba las canciones de Mecano, reaccionaba de un modo especial. Así que empezamos a hacer un tributo solo de Mecano, en locales pequeños, pero la cosa fue a más porque la aceptación fue tremenda. Además, no había en España ninguna banda tributo a Mecano.

-Parece extraño que con tanto grupo tributo aún no existiese ninguno de Mecano.

-Sí que era raro. Había un musical, incluso, pero un grupo tributo como tal, no. Pero eso nos vino muy bien, así somos los primeros.

-¿Cómo es su espectáculo?

-Lo hacemos calcado. Respetamos la puesta en escena, la coreografía, los arreglos musicales... Todo exacto a la gira del 92. Igual somos los únicos porque esto da un trabajo... Estuve tres meses preparándome el personaje de Ana Torroja. Y los músicos también, ensayamos cada escena... Es que para nosotros es como una obra de teatro.

-¿Qué le costó más, actuar como Ana Torroja o cantar como ella?

-Esto tiene más de interpretación que de cantar, aunque es una mezcla de todo. Me he estudiado hasta cómo reaccionaba en las entrevistas, su comportamiento en el escenario, cómo colocaba la voz al hablar y al cantar... No quiero despreciar la voz de Ana Torroja, que es superbonita, pero no ha sido lo más difícil. He tenido que restar un poquito mi voz, tengo unos agudos más altos, así que tengo que contenerme, bajar el volumen y dejar la voz más dulce.

-Su público se compondrá, básicamente, de nostálgicos.

-Hay mucha más sangre nueva de la que nosotros nos imaginábamos. Hay gente por debajo de los 20 años, aunque la mayoría es algo mayor, de entre treinta y cuarenta, que es a los que les pilló la fiebre en aquella época. Hay gente hasta de sesenta años. Pero lo que más nos sorprendió es todo ese público que no vivió aquellos años, que no conoció a Mecano en activo y que, sin embargo, se saben sus canciones. Su legado sigue muy vivo.

-¿De dónde sale esta fiebre de los grupos tributo?

-Supongo que será porque los que consumen música en directo son los que tienen más de 40 años, y demandan la música que les ha gustado toda la vida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

«Estudié hasta cómo hablaba Ana Torroja»