El musical al que nadie se resiste

Han pasado 34 años desde la separación de Abba. pero su música y su estética siguen vigentes. En parte gracias a haberse convertido en un icono gay y, cómo no, también al musical «Mamma Mía!», que en España han visto desde el 2004 más de dos millones de espectadores.

Moegenburg

El éxito en no pocas ocasiones sonríe a los osados. Y de osadía debía ir sobrada Catherine Johnson, autora del libreto de Mamma Mía!, el día en que decidió presentar el proyecto de un musical que tomaba como referencia las festivas y bailongas canciones del grupo sueco Abba, pero trasladándolas a una idílica isla griega. Allí desarrollaba una trama en torno a una joven que, a espaldas de todos, decide invitar a su boda a los tres hombres que pasaron por la vida de su madre hace 20 años con el afán de descubrir cuál de ellos es realmente su progenitor y, por tanto, cuál debería acompañarla al altar.

Johnson advirtió en la discografía de Abba dos momentos bien definidos y muy distintos. Uno con canciones un poco más jóvenes, más juguetonas, como Honey, honey o Dancing Queen. Y luego otro con las canciones más maduras y emocionales, como The Winner Takes it All o Knowing Me, Knowing You. De este modo concibió la idea de una historia de amor intergeneracional.

«¡Guau!, aquí hay tema» debió pensar la clarividente productora Judy Craymer cuando recibió el libreto. A pesar de la complicada verosimilitud del argumento, en el que resultaba difícil rizar aún más el rizo, acertó. Y de qué manera.

El 26 de marzo de 1999 se estrenaba en el Teatro Prince Edward de Londres Mamma Mía!, musical que tomaba su título del único resquicio mínimamente mediterráneo presente en la discografía del cuarteto sueco. Lo que a partir de entonces aconteció bien merece ser analizado bajo la categoría de fenómeno.

Se calcula que tal día cualquiera como hoy habrá 10.000 personas viendo el musical Mamma Mía! en los más diversos rincones del mundo. Actualmente conviven en cartel nueve producciones de un musical que ya ha sido visto por 60 millones de espectadores, que se ha puesto en escena en 440 ciudades y que después de 18 años en cartel ininterrumpidamente continúa representándose con éxito en el West End londinense. Según estimaciones de la productora, Mamma Mía! ha generado en taquilla más de dos billones de dólares

Moegenburg

A España Mamma Mía! llegó en el 2004 y, de alguna manera, propició que un género que hasta entonces -y debido sobre todo a las producciones de Disney y sus sucedáneos-había estado dirigido hacia el público infantil y familiar, se reorientase hacia propuestas de contenido realmente más musical y adulto.

Aún siendo conocedores de lo acontecido en otros países, reconocen desde la productora del musical que «nadie imaginaba lo que Mamma Mía! iba a ser capaz de conseguir en España». Representarse ininterrumpidamente durante siete temporadas -entre 2004 y 2011- con más de 2.100 representaciones a las que acudieron más de dos millones de personas, convirtiéndose de largo en el musical de mayor permanencia en la cartelera española.

Tras un paréntesis de cuatro años y con un elenco renovado, si bien igualmente encabezado por Nina en el estelar papel de Donna, Mamma Mía! regresó de nuevo a los escenarios españoles a finales del pasado año 2015. Y el fenómeno resurgió como si no hubiera habido precedente. Lo que iban a ser únicamente un puñado de sesiones se convirtió en una intensa y extensa gira que a finales de noviembre hace tres escalas en A Coruña.

Precisamente en una entrevista en estas mismas páginas al inicio de esta gira, Nina explicaba el porqué del fenómeno con la perspectiva que le dan los doce años que lleva participando de él. «Mamma Mia! genera ilusión, buen rollo. Entras al teatro con un estado de ánimo y sales con otro. Tan sencillo como eso». En términos parecidos se expresa ahora una de las novatas en el musical, Olga Hueso, actriz que da vida a Tanya, una de las amigas de Sophie, la novia, quien apela a «una energía tan positiva y tan fuerte» capaz de atrapar por igual a quienes se suben al escenario y a quienes disfrutan -no siendo siempre capaces de aguantar sentados- desde el patio de butacas.

Explica Judy Craymer que la idea del musical nunca fue la de realizar «un simple tributo, ni la de relatar la historia de Abba», sino la de crear un espectáculo «verdaderamente original, con canciones y coreografía completamente integradas en el argumento del libreto» en clave de «una comedia contemporánea, irónica y romántica». Y quizá ese haya sido su gran hallazgo.

A CORUÑA • Palacio de la Ópera • 24, 25 26 y 27 de noviembre • 20.30 horas el jueves; el viernes y el sábado a las 18.00 y 22.00 horas; el domingo a las 17.00 y 20.30 • Entre 43,35 euros y 51,85 (en www.clicentradas.es).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El musical al que nadie se resiste