La Negra: «Imitaba a Michael Jackson frente al espejo y creo que algo quedó de ello en mí»

Rara avis en la música nacional, Amparo Velasco traza un triángulo entre el flamenco, el soul y la música caribeña. El sábado actúa en el Garufa Club de A Coruña (22.30 horas, 15/ 18 euros) dentro de los Conciertos 1906

Amparo Velasco  La Negra
Amparo Velasco "La Negra"

A Coruña

Amparo Velasco, la mujer que habita en el alias artístico de La Negra, ha llamado a su último disco Colores (2015). Se trata de un símbolo del cromatismo sonoro e interpretativo de este. «Siempre intento hacer discos variados, pero este parece que lo ha sido un poco más -explica-. Me gusta sorprender a mi público con cosas nuevas».

-¿La fusión, por decisión o por necesidad?

-Por necesidad, no. Es algo natural. Simplemente sale así. Luego la gente lo descompone, pero en mi caso sale inconscientemente.

-¿Y la matriz cuál es?

-El flamenco, por supuesto.

-¿Quiere ensanchar sus limites cuando hace música?

-Intento dejar huella con mi forma de sentir el flamenco, porque el flamenco, haga lo que haga, siempre estará ahí.

-Parece que en los últimos años el flamenco y la música negra casan muy bien.

-El flamenco casa muy bien con todo. Lo puedes fusionar con lo que sea [risas]. Es igual que la música africana.

-¿Hay algo de gitano en los negros y algo de negro en los gitanos?

-Sí, yo creo que sí. Tanto la música como el individuo coinciden. Son músicas con mucho sentimiento y con mucha emoción. Estamos muy emparentados.

-Hay quien dice que el blues equivale en América al cante jondo. ¿Lo ve así?

-[Risas] Pues realmente nunca lo había visto así, pero sí que es verdad es que el blues es como un quejío.

-¿Se arrebata en escena cada noche?

-Por supuesto.

-¿Hay momentos de perder la cabeza y no saber en dónde está?

-Siempre. Yo me dejo llevar. Desde que empiezo el concierto siento como si algo me robase y me dejo llevar por ello. No sé lo que hago. Hay veces que mis compañeros me dicen: «¡Oh, negra hoy has hecho una cosa aquí». Y yo ni me acuerdo.

-¿Son posibles dos conciertos iguales de La Negra?

-Nunca va a pasar eso. Si eso llegase a pasar significaría que estoy aburrida. Entonces me retiraré.

-En ese disco incluye, «Parar», con intenciones política. ¿Qué le llevó a ello?

-Desde siempre me siento muy identificada con la gente y con todas las cosas que pasan. Pero, últimamente, parecía que me estaba removiendo aún más. No me lo puedo guardar. Los artistas podemos hablar con la música, llegando a mucho público. Es bueno aprovecharlo.

-Se ha atrevido con un clásico intocable: «Como el agua» de Camarón. ¿No se lo pensó mucho?

-[Se ríe a carcajadas] Pues no, porque con el respeto que yo le tengo a ese hombre a lo mejor no me hubiera atrevido. Pero, dentro de la humildad, me apetecía mucho. Yo me he criado con esa música. Quería ofrecerla a mi público.

-¿A quién se siente más cercana, a Camarón o a Erykah Badu?

-Me he criado con esas dos vertientes de igual forma. A mi padre le gustaba toda la música. Nos alimentaba con ella y nos dejaba libertad para hacer lo que quisiéramos.

-Bueno, estéticamente se parece más a ella.

-[Risas] Sí, no eres el primero que me lo dice. Me gusta esa imagen potente que tiene.

-¿Podría ser otra cosa que artista?

-No [tajante]. Lo supe desde que lo pude desarrollar

-¿De pequeña no quería ser cantante?

-No, me gustaba y como todas las niñas jugaba delante del espejo. Pero no iba lo mío por ahí, en principio.

-¿A quien imitaba?

-Imitaba Michael Jackson frente al espejo. Hacía el moonwalk y todo [risas]. Yo creo que algo quedó de aquello en mí.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La Negra: «Imitaba a Michael Jackson frente al espejo y creo que algo quedó de ello en mí»