Deportistas marca Pontevedra

Cualquier otra ciudad de Galicia ambicionaría tener entre sus vecinos a un cuádruple campeón del mundo de triatlón o al mayor medallista olímpico de todos los tiempos

Gómez Noya recibió un homenaje el pasado miércoles arropado por los grupos políticos.
Gómez Noya recibió un homenaje el pasado miércoles arropado por los grupos políticos.

Pontevedra / La Voz

Javier Gómez Noya reside entre nosotros desde hace una década. Se vino de Ferrol, tierra de sus padres, para apostar por una preparación adecuada que le condujera, como ha ocurrido, a los éxitos alcanzados. Durante los períodos entre competiciones, se le puede ver entrenando en el Centro Galego de Tecnificación Deportiva y por los alrededores del río Lérez. Pontevedra es testigo de las decenas de kilómetros a la semana que hace en bici, al trote y nadando.

En su tiempo de asueto, es uno más de paseo por la ciudad, con su gente. Aunque seguramente pase desapercibido, desprovisto de esa ajustada ropa deportiva y las eternas gafas, pues al natural parece más tirillas por sus 1,78 y apenas 70 kilos de peso. ¡Qué ironía para quien practica una de las modalidades deportivas más exigentes!

Javi está muy hecho a la ciudad, presume de ella como ya acreditó en reiteradas ocasiones. Y Pontevedra está orgullosa de tan señalado ciudadano como evidencian los homenajes rendidos.

Además, se ha establecido una colaboración que resultó crucial para traer diversas pruebas nacionales e internacionales y hasta una edición del Campeonato de Europa de Triatlón que accionaron la emergente proyección que ha tenido Pontevedra como una urbe muy capaz en materia de organización de eventos relevantes. La intersección de esas potencialidades con una belleza extraordinaria por la conjunción del centro histórico, la zona del río y la parte moderna con una reconocidísima reforma urbana, ha producido resultados muy positivos.

En los últimos años, Pontevedra ha logrado una visibilidad nacional e internacional muy notoria gracias a la organización de pruebas de triatlón, duatlón (como el reciente Campeonato del Mundo), piragüismo, natación, tenis de mesa y, especialmente, con etapas de la Vuelta Ciclista a España.

Según cálculos del 2013 efectuados por las concejalías de Turismo y Deportes -ambas en manos del PSOE-, los eventos deportivos organizados ese año generaron un retorno económico superior a los dos millones de euros, cantidad que se superaba al añadir el rédito que dejó en la hostelería, comercio y demás servicios, el paso de la Vuelta.

Si ahora el Concello de Pontevedra decide otorgar un contrato de patrocinio a Javi Gómez Noya por dos años a razón de 24.200 euros por ejercicio, para ayudar en su preparación para los Juegos Olímpicos de Río 2016, no deberíamos rasgarnos las vestiduras. Parece pecata minuta comparado con el retorno generado.

Este tipo de asuntos deben analizarse con perspectiva de márketing. Apostar por un valor seguro como Gómez Noya garantiza tener un excelente escaparate para tu publicidad. Me parece acertadísimo asociar el nombre de la ciudad de Pontevedra con alguien que está en el top ten de los deportistas españoles más reconocidos en el mundo junto a los Fernando Alonso, Nadal, los Gasol más la ÑBA, la selección de futbol, Marc Márquez, Lorenzo, Pedrosa? y, por supuesto, David Cal, de quien me ocuparé más adelante.

Si el ayuntamiento de Ferrol dejó ese espacio libre, el alcalde Lores ha estado muy espabilado negociando colocar la marca Pontevedra en las licras de Gómez Noya, quien curiosamente lleva casi toda su carrera esponsorizado por firmas extranjeras hasta que en este año suscribió con la cerámica levantina Pamesa y, ahora, con el Concello de nuestra capital.

El problema surgido entre los socios de gobierno coaligados por este patrocinio, acordado el pasado lunes en junta de gobierno con la abstención de los socialistas, no va a pasar de ser la enésima escenita entre cónyuges como hemos visto en cerca de 16 años de matrimonio. Por asuntos de más enjundia, no han roto.

Otros patrocinios

No obstante, resulta inaceptable que sea precisamente el concejal de Deportes quien cuestione el contrato por supuestos agravios comparativos cuando meses antes se firmó otro con Bea Gómez Cortés (14.520 euros al año) sin rechistar, al menos en público. Y nada impide que si Tino Fernández lo considera, proponga y provea firmar otros patrocinios similares con Óscar Graña, Álvaro Fernández Fiuza o José Antonio Saavedra, por poner tres ejemplos, para apoyar sus excelentes carreras deportivas.

A mí me resulta mucho más triste que otro grandísimo deportista como David Cal, el español que ha obtenido más medallas olímpicas, haya dejado Pontevedra por Brasil como base de preparación en el propósito de obtener su sexta presea. Por falta de apoyos y patrocinios que, de repente, cesaron coincidiendo con su negativa a una pretendida carrera política en el PP, después de que Telmo Martín lo enrolase en la lista de las municipales del 2011. Y después de que el gobierno coaligado le otorgase en enero del 2013, el premio Ciudad de Pontevedra.

Ahora, el principal sponsor del palista de Aldán es la UCAM, una universidad católica privada de Murcia que incluso le otorgará una beca para realizar estudios cuando David decida concluir su carrera deportiva.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos

Deportistas marca Pontevedra