«Estaba cantado. Non sei que pasa que sempre nos toca»


Para los comuneros de Saiar, en Caldas de Reis, estaba claro que esta parroquia iba a figurar en la relación de las PAAI de Galicia. «Estaba cantado. Non sei que pasa que sempre nos toca», reconoce su presidente, José Manuel Suárez. «Pouco máis sei que o que saiu na prensa, ninguén se puxo en contacto con nós. Ao parecer, haberá máis vixilancia e canta máis xente estea no monte mellor», subrayó.

Los comuneros de Saiar afirman que no saben cómo va a afectar al monte la creación de esta figura por parte de la Administración. En todo caso, ya tienen concedida una subvención para desbrozar 20 de las más de 700 hectáreas de monte comunal. Saiar tiene contratadas todo el año a cinco personas -cuatro peones y un tractorista- para mantener las pistas y las márgenes en buenas condiciones.

Los fuegos intencionados se suceden cada año, a pesar de que no hay problemas conocidos con comunidades lindantes y que apenas hay animales, más allá de caballos salvajes. «Temos a xente preparada e os medios. Contamos con batelumes e un tractor con cisterna co que suministramos auga aos camións da Xunta», apuntó Suárez. Reiteró que el problema de la ladera de Saiar es que cuando sopla el viento el fuego es «imparable».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

«Estaba cantado. Non sei que pasa que sempre nos toca»