El golpe de timón de Sofía Toro

iván antelo A CORUÑA / LA VOZ

FIRMAS

La campeona olímpica de vela cambia de tripulante en su camino hacia Río

25 nov 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

Tiempo de cambios en la vela olímpica española. Si hace unas semanas era la asturiana Ángela Pumariega la que decidía dar un giro en su camino olímpico, ahora es otra de las Xiquitas, la coruñesa Sofía Toro, la que ha decidido cambiar de tripulante para así revitalizar su proyecto de cara a lograr la clasificación para los Juegos Olímpicos de Río 2016.

El primer año del ciclo olímpico no ha sido el mejor en cuanto a resultados. Sí ha sido importante de cara a que la campeona olímpica de Match Race cogiese sensaciones a la hora de patronear un barco de 470. Toda una novedad para la gallega. De hecho, todavía no ha conseguido el objetivo mínimo que marca la Federación para entrar en el equipo preolímpico de vela (las Xiquitas tampoco lo consiguieron el primer año y al final acabaron subiéndose a lo más alto del podio en Londres).

«Cuando empiezas de cero en una categoría nueva, como lo es para nosotras el 470, es normal que no cuajen los proyectos a la primera. Hay que tener paciencia y seguir una línea de trabajo», destaca Sofía. Y es que la clase 470 femenino ha sufrido un gran cambio, no solo en su barco, sino también en el de Ángela Pumariega (la canaria Patricia Cantero relevó a la coruñesa Carmen Mateo).

Otra coruñesa

Así las cosas, la viguesa Patricia Suárez ya no forma parte del proyecto olímpico de Sofía Toro. «Después de operarse, Patri y yo hablamos de volver, pero no tenía las suficientes ganas como para embarcarse en esta lucha. Así que decidimos que lo mejor era buscar una nueva tripulante», relata la coruñesa. Una decisión que además se produjo durante un período de tiempo en el que no hubo competición (entre el Mundial y la Semana Olímpica canaria).

La elegida para relevar a Patricia Suárez como tripulante de Toro fue Laura Sarasola, del Club Marítimo Oza O Puntal. Con solo 18 años, la también coruñesa pasa por ser una de las grandes perlas de la vela gallega. Su hándicap quizás sea la falta de feeling con la clase 470, dado que procede de Láser (competición en la que disputó el Campeonato de España a finales de octubre).

El nuevo equipo de la campeona olímpica lleva dos semanas navegando. «Laura no tenía mucha experiencia como tripulante ni tampoco en el 470, pero mostró una gran mejoría estos días en la concentración que tuvimos en Canarias. Vamos mejorando a un gran ritmo. Todavía tenemos que seguir haciéndolo para estar al nivel del resto de tripulaciones», reconoce la patrona.

«Ahora estoy muy ilusionada. Hemos trabajado a un ritmo muy bueno. Laura está muy motivada con el proyecto y eso también me ha motivado a mí. Así que estoy muy contenta. Ahora entrenaremos aquí, en Galicia, durante esta semana y luego nos marcharemos otra vez a Canarias. Aún no estamos al nivel del resto así que aprovecharemos estos días para mejorar conceptos como las maniobras», añade Sofía.

Laura Sarasola también se muestra radiante con la nueva oportunidad que se le presenta. «Estoy muy ilusionada, contenta, con muchas ganas de trabajar para conseguir clasificarnos. Creo que he tenido mucha suerte. Es una oportunidad que pocas veces aparece y voy a intentar no desaprovecharla», señala la regatista del Club Marítimo Oza O Puntal.