Por amor al idioma francés

Se especializa en la lengua local, al tiempo que enseña español en Royan


OURENSE / LA VOZ

Hasta la tercera ciudad de Francia con más horas de sol, Royan, se fue la ourensana Ángela Muñoz, profesora de francés, con la inquietud de perfeccionar aún más sus conocimientos de este idioma y abrirse nuevos caminos profesionales. Por eso le interesó la oferta del Carel (Centro Audiovisual de Royan para el Estudio de las Lenguas) cuando quedó libre una plaza como responsable del departamento de español. Hizo la entrevista por Skype y fue contratada por la Universidad de Poitiers para dar clases de español y coordinar el departamento de este idioma. Su contrato es de duración indeterminada y todavía no sabe si prolongará el próximo curso, pero de momento la experiencia en Francia está cubriendo sus expectativas profesionales y de formación.

Por un lado, en el Carel tiene la oportunidad de dar clase a alumnos adultos. Como profesora, ya tenía experiencia tanto con chicos de Primaria como con adolescentes de Secundaria y está contenta de probar con mayores. Además de dar clases presenciales, Ángela también enseña a distancia y por teléfono. «Cada público es diferente, pero todos tienen su encanto», dice sobre las diferentes edades de sus pupilos. En la cuestión lingüística, estar en contacto diario con el idioma francés le ayuda a mejorar en todos los aspectos. Como responsable del departamento, debe atender al público, formar los grupos según sus niveles y dar información a los alumnos que la solicitan. El objetivo personal es llegar a obtener los diplomas C1 y C2 que acreditan un conocimiento de un idioma a nivel bilingüe. El trabajo y la vida en Royan le están permitiendo, según asegura, «aprender mucho, ya que se adquiere experiencia al tener que adaptarse a diferentes situaciones». Ángela siempre tuvo clara su vocación de profesora, pero «el francés me vino sin querer, me gustaba más que el inglés y me atraían las lenguas extranjeras», explica la maestra sobre como nació su interés por el idioma de Proust.

El sistema educativo en Francia y en el estudio de idiomas es parecido al español, explica Muñoz. «Quizás son mejores en inglés, pero los franceses no son famosos por sus conocimientos de idiomas». A nivel general, apunta que se está debatiendo si los alumnos de Primaria deben tener clase los miércoles por la mañana.

En Royan, ciudad que está a hora y media de Burdeos, cuenta Ángela que la vida es tranquila; sobre todo en invierno, ya que se trata de una ciudad turística que en verano sí se llena de gente. La profesora vive en una casa al lado de la playa. Por alojar sobre todo a veraneantes y a personas que trabajan en turismo, Ángela no nota que haya crisis económica en la zona en la que vive, pero sí la hay en el resto del país «aunque no como en España», precisa.

Es la propia Ángela quien hace una de las llamadas para esta entrevista desde Francia. Es una de las ventajas del país vecino, donde se ofrecen tarifas planas con llamadas internacionales. Con esta opción, el Skype, un autocar que la lleva hasta Verín o el avión Burdeos-Oporto, Ángela se mantiene comunicada con su familia y amigos, pero dice que «la tierra tira mucho».

angela muñoz osorio profesora

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Por amor al idioma francés