El Noroeste endereza su rumbo

Tras años de vaivenes el festival empieza a encontrar una personalidad


A Coruña / la voz

Pese a ser uno de los eventos estrella de la ciudad, al Noroeste Pop Rock le ha faltado casi siempre dirección. Alérgico a la coherencia, un año acogía a The Cure y al otro a El Koala. Y luego pasaba de The Hives a El Consorcio. Siempre dio la sensación de ser un cajón de sastre. ¿Ejemplo? 1992, los Ramones se caen del cartel. ¿Sustitutos? ¡Hombres G! Y todo eso después de que Los Eskizos atronasen a lo MC5. La palabra despropósito no define la secuencia con suficiente intensidad.

Desde el 2010, año en el que casi se suspende, se está intentando enderezar el rumbo del gigante musical coruñés. Y aunque en el 2011 parecía que se volvía al eclecticismo imposible emparedando a Los Suaves entre Maldita Nerea y el Pescao, ya van dos ediciones en las que el festival empieza a tener algo parecido a una personalidad.

Este año la apuesta por un pop de calidad recayó en Suede. Nombre internacional, calidad contrastada y fecha exclusiva (excepto su pase en julio en Barcelona, única en la Península este verano). A su lado dos leyendas patrias: Kiko Veneno y Los Enemigos. En lo artístico el éxito fue total. Los tres firmaron actuaciones maravillosas. Juntas conforman el mejor Noroeste Pop Rock que se recuerda en mucho tiempo. Y la asistencia, 25.000 personas al día según el Ayuntamiento, en consonancia.

A todo ello hay que sumar los grupos locales: Sabdios, Younger Boys, Doctor Gringo y Moondogs Blues Party. Los cuatro defendieron con fuerza sus propuestas. Pero falló el público. Al tocar a primera hora, se tuvieron que enfrentar a cuatro gatos. Quizá se debería pensar para años venideros intercalar a los grupos locales con los grandes. Pero también cabe instar a esas voces que siempre hacen mucho ruido con este tema a mostrar su apoyo a la cantera con su presencia.

En esa línea este año se ha revelado como un éxito la fórmula de las finales para elegir telonero en O Túnel. Entre bastidores se hablaba de darle más recorrido en el 2014 y, sobre todo, hacerlo con más tiempo. Sería deseable. También que el IMCE empezase ya a trabajar en el cartel general para lograr los mejores artistas y, quién sabe, incluso volver a los tres días.

Sí, porque un festival que cuenta con un presupuesto superior a los 300.000 euros tiene que lucir como el gran pavo real de Galicia. Al respecto, cabe corregir un déficit clamoroso: su imagen. Aparte del discutido cartel de este año, solo hay que ver la cuenta de Twitter (con datos del 2012) o su web fantasma para confirmar una dejadez inadmisible. Si se pretende una proyección nacional, ese desde luego no es el camino.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Noroeste endereza su rumbo