La matrona de la fuente de los leones salpica al ayuntamiento

El ex gerente de Fundiciones Pardo reveló numerosas irregularidades


lugo / la voz

En la mañana de ayer fue entrevistado en la emisora local de ABC Punto Radio el que fuera gerente de Fundiciones Pardo, José Luis Otero, para explicar su versión sobre una factura de 28.000 euros que se le reclama al Concello de Lugo por restaurar los leones de bronce de la fuente del mismo nombre. Fundiciones Pardo ya no existe, tras ser subastada, pero los administradores concursales tratan de cobrar ese dinero al ayuntamiento para pagar las deudas. El que fuera su gerente, José Luis Otero, dijo al entrevistador de la emisora, Francisco Rivera, y a otros contertulios, que la restauración de los leones había sido encargada oficialmente por el concejal de obras José Piñeiro y así consta documentalmente. Por tanto, explicó que no tiene ninguna duda de que el ayuntamiento acabará pagando esa factura, que ahora ya no irá a la empresa sino a los administradores judiciales para pagar a los acreedores; y así quedó reflejado en la vista oral celebrada anteayer en el juzgado mercantil, donde a Piñeiro le presentaron su propia firma sobre la hoja de pedido.

«chafalladas» de piñeiro

Irregularidades en el Concello. Pero lo menos importante de la entrevista fue la factura de los 28.000 euros, porque el debate acabó centrado en muchas supuestas irregularidades del Concello de Lugo que José Luis Otero no paró de enumerar durante casi media hora de entrevista y tertulia. Las primeras fueron las «chafalladas» de Piñeiro, de quien Otero dijo que había dejado numerosas facturas sin pagar en los cajones cuando se fue de concejal, y probablemente la suya también. Seguidamente se quejó del alcalde, José Orozco, al que acusó de haberle engañado durante un año y medio «porque si hubiese sabido que no quería pagar la factura de los leones, lo hubiese demandado hace año y medio y ya habríamos cobrado entonces». Otero explicó que su empresa entró en concurso por culpa del Ayuntamiento de Lugo y de otro grupo de clientes morosos o en quiebra que lo acabaron asfixiando.

advertencia a Orozco

«El señor Orozco sabe que tengo mucho material, del caso Campéon y de otros y cualquier día empiezo a largar»

En ese punto de la entrevista, tras decir que estaba muy dolido con Orozco por el engaño, aseguró textualmente que tenía mucho material del caso Núpel y de otros casos, y «el señor Orozco debe saber que cualquier día empiezo a largar».

Las farolas de Rúa da Raíña y xoán Montes

Costaron 18.000 pesetas pero el concello las pagó a 180.000

Pero tras esta advertencia al alcalde, José Luis Otero volvió a la senda de Piñeiro para darle un buen repaso. Recordó que las farolas ornamentales de las calles Raíña y Xoán Montes las fabricó en su día Fundiciones Pardo, a un precio de 18.000 pesetas unidad pero que el ayuntamiento acabó pagando por ellas a una empresa madrileña 180.000 pesetas. Es decir, su precio multiplicado por diez. El mismo múltiplo que en su opinión se aplicó recientemente a las del tramo peatonal de la muralla. Otero recordó que mientras Piñeiro fue concejal tuvo vetada a su empresa para todas las obras. Además de sus preferencias por las farolas madrileñas, también tenía otra extraña inclinación por las tapas de alcantarillas de una empresa francesa, y aseguró que «Piñeiro vetó durante muchos años a la empresa Fundiciones Pardo para colocar las tapas de las alcantarillas en las obras de la ciudad». Otero recordó que en una ocasión acudió al despacho de Orozco con una de las que él fabricaba, para mostrarle que eran de tan buena calidad como las francesas que pagaba Piñeiro. Y con todo lujo de detalles explicó que el alcalde llamó a un técnico, que en la propia alcaldía y con la tapa de la alcantarilla sobre la moqueta, informó a Orozco que eran incluso de mejor calidad. «Pero ni eso fue suficiente, porque Piñeiro siguió prefiriendo las otras». Más adelante, Otero dijo que su empresa «nunca había dado propinas ni mordidas, y quizá eso nos perjudicó», concluyó.

matrona de sargadelos

Una pieza del siglo XVIII que desapareció. Y por fin llegó a la tertulia el capítulo de la matrona que ocupaba la cúspide de la fuente de los leones, que no fue restaurada sino que sus piezas desaparecieron. Era una estatua de bronce de la Real Fundición de Sargadelos, del siglo XVIII. En enero del 2007 fue retirada por el ayuntamiento y llevada a la sede de Fundiciones Pardo, en O Ceao. Pero, según Otero, nunca le pidieron que la restaurara, y allí estuvo en piezas durante seis años. Ahora, con la entrada en concurso de la empresa, parece que nadie sabe a donde ha ido a parar, quizá a la chatarra en piezas, y el asunto podría acarrear un problema judicial por tratarse de una obra de arte. Otero dijo que cuando llevaba unos cinco años allí depositada, y una vez que le habían negado el pago por restaurar los leones, envió una factura para cobrar al menos el tiempo de depósito de la pieza, y dejar constancia de su ubicación. Pero dicha factura le fue devuelta.

Al final de la tertulia, Otero retó al alcalde a un cara a cara para que le rebatiese algún detalle.

«Fundiciones Pardo nunca dio propinas ni mordidas. Quizá eso nos perjudicó»

«De Orozco tengo muchas cosas que en cualquier momento empiezo a largar»

«A mi empresa la arruinó un grupo de clientes morosos y uno de ellos fue el Ayuntamiento

de Lugo»

José Luis Otero

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La matrona de la fuente de los leones salpica al ayuntamiento