Tras el rastro de los climas antiguos en la cueva de Arcoia

El estudio de las estalagmitas de O Courel registra nuevos avances


QUIROGA / LA VOZ

El instituto geológico Isidro Parga Pondal, de la Universidade de A Coruña, espera que para finales de enero o principios de febrero estén disponibles los resultados del estudio sobre los climas prehistóricos de la montaña lucense que está realizando con un fragmento de estalagmita extraído de la cueva de Arcoia, en la sierra de O Courel. Por ahora, los investigadores ya pueden afirmar que el análisis de estas muestras proporcionará datos sobre siete etapas bioclimáticas diferentes que se fueron sucediendo en tiempos remotos en el noroeste ibérico: tres períodos glaciales y cuatro períodos más cálidos. Entre estos últimos se cuenta el Holoceno, el período climático actual, que comenzó al terminar la última glaciación, hace unos 12.000 años.

Esta división cronológica ha sido establecida en un laboratorio de la universidad nortemericana de Georgia que colabora en la investigación con el instituto científico coruñés. El director de dicho centro, Juan Ramón Vidal Romaní, puntualiza que estos períodos climáticos registrados en las estalagmitas de Arcoia no se corresponden exactamente con las glaciaciones y los grandes períodos interglaciales clásicos, cada uno de los cuales duró decenas de miles de años. «Algunos de ellos son etapas más cortas en las que el clima también experimentó oscilaciones importantes», explica el geólogo. «Durante las glaciaciones hubo algunos períodos en los que el frío se volvió menos intenso y en los que los glaciares que existieron en la sierra de O Courel sufrieron retrocesos aunque no llegaron a desaparecer», agrega.

Los diferentes períodos climáticos dejaron sus huellas en las estalagmitas y pueden reconocerse en las capas de distintas coloraciones que se ven al cortar transversalmente estas formaciones calcáreas, como se percibe en la imagen situada a la derecha de estas líneas. Según indica Vidal Romaní, «las estalactitas y estalagmitas crecen a una velocidad diferente en los períodos más fríos y secos y en los períodos más cálidos y lluviosos, y las capas de carbonato cálcico que las forman adquieren diferentes colores que indican los distintos ritmos de crecimiento y los cambios que se fueron produciendo en las condiciones climáticas».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Tras el rastro de los climas antiguos en la cueva de Arcoia