«En la mayoría de casos se pelea por todo»

Este letrado señala que aumentan las peticiones de divorcio con justicia gratuita


El abogado lucense Javier Caraduje trata a diario casos de divorcio de todo tipo. La casuística es tan amplia como clientes que acuden a su despacho en Camiño Real. Con la crisis nota que cada vez es mayor la demanda de justicia gratuita porque las parejas aducen no tener recursos. Señala que la reforma de la ley del código civil del 2005 ayudó a que aumentasen los divorcios y bajasen las separaciones.

-En Lugo se pasó de haber más separaciones que divorcios a todo lo contrario.

-Es que el cambio en la ley ayuda a eso. Los plazos que había en la anterior alargaba mucho el proceso de la separación antes de llegar al divorcio. Había una voluntad del legislador de que podría haber una reconciliación. Ahora, el único requisito es que estés tres meses casado. El juez, luego, va a regular igual el régimen de visitas, la pensión alimenticia, el lugar de residencia... Quizás ahora es un proceso más mecánico, sin tener que justificar tantas cosas como antes.

-Entonces, la separación ha quedado como algo residual.

-Sí porque si hay voluntad de divorciarse la separación no tiene ninguna ventaja, ya que no te puedes volver a casar. Los pocos casos que puede haber de separaciones son personas religiosas que para ellos el vínculo es indisoluble.

-Tras aprobarse la ley subieron los divorcios, ¿pero con la crisis se han estancado?

-Lo que sí hemos notado es que han aumentado las peticiones de divorcio a través del turno de oficio. Hay más personas sin recursos que solicitan la justicia gratuita, otra cosas es que luego tengan derecho o no a ella.

-¿Es caro divorciase en Lugo?

-Si nos ponemos en el caso más fácil, que es una pareja que de mutuo acuerdo en todo y sin ningún pleito decide divorciarse, se hará un convenio regulador que especifica la sociedad de gananciales, se presentan los papeles y a lo mejor la sentencia puede salir en dos meses. Podemos hablar de unos 700 o 750 euros más IVA.

-¿Pero serán pocos casos?

-Lo habitual es que no haya tanto acuerdo. El proceso puede durar más de un año y, evidentemente, cuanto más se alarga más costoso económicamente es. Intentamos que sea lo más de acuerdo posible, pero se suele discutir hasta el mínimo detalle, objetos pequeños. Lo ideal siempre es llegar a acuerdos entre las dos partes, porque el desgaste económico y psicológico es muy grande, y cuando hay niños por el medio, estos sufren más el proceso.

-¿Cuál es el factor que influye en la «pelea», quizás los niños?

-El factor más importante es el económico, se va a por todo. Hay muchos problemas en la atribución de la casa.

-La custodia de los niños sigue siendo de la madre.

-Sí. Comienza a haber algunas sentencias de custodia compartida, pero la madre sigue teniendo mucho más peso.

-Supongo que cuando no hay acuerdos, los divorcios no se acaban con la sentencia.

-Pues sí, porque siempre hay quejas de alguna parte o peticiones de modificación de las medidas económicas.

-¿Son como médicos de cabecera de sus clientes?

-Pues sí, porque llegan a la consulta muchas veces a quejarse de algún incidente, que sí el niño me lo trajo a las ocho y veinte y tenía que estar a las ocho en punto...

-¿Cuál es el perfil de las personas que se divorcian en Lugo?

-Entre 35 y 45 años, quizás antes de aguantaban más las cosas. Ahora se puede rehacer la vida.

javier caraduje abogado lucense

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«En la mayoría de casos se pelea por todo»