Cuidado con las digestiones


El final del primer cuarto y la todalidad del segundo le hicieron mucho daño a un Obradoiro que en ese tramo fue un equipo irreconocible. El análisis global del partido, sin embargo, no es tan desolador.

La situación recuerda, aunque no de una manera tan acusada, a la del encuentro que disputó en Valencia, aunque allí la tendencia fue a la inversa. A orillas del Turia encajó 55 puntos tras el descanso y ayer, en el Nou Congost, fueron 53 antes del intermedio.

Viene al caso el paralelismo porque el equipo y el entorno hicieron una mala digestión de aquella derrota frente al conjunto naranja, y se pagó ante el Valladolid. Y el domingo viene el Murcia, otro de los que luchan por salir del sótano.

El Obradoiro y el obradoirismo pueden lamerse las heridas y titubear o pueden poner el foco en los partidos frente al Unicaja, el Baskonia, el Alicante e incluso el Real Madrid. Ya conoce las dos sendas y a donde conduce cada una de ellas. Y si le toca como local un arbitraje parecido al de ayer en Manresa ese camino estará más allanado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Cuidado con las digestiones