Con todos a una, es posible


Solo por el hecho de que una persona se decida a dar el paso para ponerse al frente de una entidad en los tiempos que corren se merece un reconocimiento público. Por eso, desde aquí, me permito dar las gracias a José Romero y a Miguel Formoso por haber presentado sus candidaturas para presidir la Federación de Empresarios do Barbanza, una institución ejemplar dentro y fuera de la comarca, venida a menos, es verdad, pero más por las limitaciones de financiación externas que por el deseo de los dirigentes empresariales.

Hay quiénes se cuestionan sobre si la FEB vale para algo más que para una cuchipanda anual, y hasta esa fiesta de los Dolmen que se percibe como fasto innecesario tiene su importancia, porque se convierte en un foro reivindicativo para que se resuelvan las dificultades de la comarca, no solo las empresariales; y porque en esa cena se pone de manifiesto el músculo social que tiene este territorio.

Probablemente se pueda hacer mejor, pero para ello hace falta más unidad que la que ha soportado estos últimos años la presidenta saliente; es imprescindible aceptar los resultados de las elecciones y apoyar, todos a una, a la nueva dirección de la patronal comarcal, aunque solo sea por respeto a la memoria de los precursores Juan Penalta y Anxo Cristobo que llevaron a la organización a inéditas cotas de prestigio a nivel gallego, lo que no es poco.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

Con todos a una, es posible