La agrupación de municipios en España


a división territorial en provincias y municipios que existe actualmente en España es, prácticamente sin cambios, la propuesta por Javier de Burgos en 1833, que culminó un largo proceso de proyectos, iniciados en el siglo XVIII, para adaptar la división territorial del Antiguo Régimen a los nuevos tiempos.

Ya durante el XIX y, desde luego a lo largo del XX, hubo varias propuestas para reestructurar y reducir el número de ayuntamientos, desde el convencimiento de que muchos no estaban en condiciones de prestar adecuadamente servicios a sus poblaciones, al no disponer de los recursos ni las infraestructuras necesarias para ello.

Una de estas propuestas partió de la Asamblea Nacional de Representantes de Diputaciones y Ayuntamientos convocada en Madrid por la Dirección General de Administración Local en 1959, que acordó redactar, a través de los Gobiernos Civiles, una «división ideal» de cada provincia española. La idea era que se agregasen los municipios que tuviesen menos de 500 habitantes o un presupuesto menor de 100.000 pesetas, tomando en cuenta también otras cuestiones, como la posible rivalidad entre localidades, o las repercusiones tributarias de las agrupaciones, para determinar si era o no políticamente viable realizarlas.

Los estudios preparados por los Gobiernos Civiles se conservan actualmente en el Archivo General de la Administración, y concretamente del de la provincia de Lugo, presentado en 1960, existe una copia parcial en el Archivo Histórico Provincial. Se denomina «Plan de reforma de la actual división provincial en términos municipales», y en él se recogen datos de territorio, población, riqueza, hacienda municipal y mapas de las alteraciones que se proponen, para cada ayuntamiento de la provincia.

Nos indica que no hay municipios en la provincia que cumplan las condiciones de baja población o presupuesto, ya que el menos poblado es Negueira de Muñiz, con 1.271 habitantes, y el de menor presupuesto, Rábade, con 124.522,87 pesetas.

Explica además que nuestra provincia es la de mayor extensión de Galicia, y sus ayuntamientos son grandes en general, por lo que la agrupación completa no es, casi nunca, necesaria ni conveniente, decantándose por agregaciones o segregaciones parciales de parroquias, no tanto en virtud de su extensión, población o recursos, como con la de aproximar los dispersos vecindarios a sus capitales, facilitando las comunicaciones.

Aun así, hace algunas propuestas de agrupación completa, como de Alfoz y O Valadouro, Meira y Ribera de Piquín o Rábade y Outeiro de Rei.

Las conclusiones del plan no fueron aplicadas, si bien se estimaba conveniente promover las fusiones siempre y cuando se aceptasen de forma voluntaria por los territorios implicados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La agrupación de municipios en España