Temor a un bajón de audiencia

la voz

Mil millones de euros. Ese es el límite de gasto que el Gobierno impondrá a la Corporación de Radio Televisión Española después de hacer efectivo el anunciado recorte de 200 millones de euros en los próximos presupuestos del Estado. Así se lo comunicó ayer la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, al consejo de RTVE, con el que se reunió para analizar el alcance de las medidas que adoptará el nuevo ejecutivo para reducir el déficit público.

Esta medida elimina la posibilidad de que Televisión Española recupere la publicidad en su programación, ya que la reducción presupuestaria no permitirá que la Corporación busque nuevas formas de ingreso. El objetivo es que la cadena no gaste más, y cualquier ingreso superior a los mil millones de euros anuales previstos debería ser devuelto al Estado, por imposición legal.

En su reunión con Sáenz de Santamaría, varios consejeros expresaron su preocupación por las medidas adoptadas y solicitaron que se amplíe a tres años el plazo de aplicación, según fuentes presentes en la reunión citadas por Efe. Además, le han sugerido también distintas fórmulas de suavizar los recortes.

Soraya Sáenz de Santamaría, dicen las fuentes, se mostró receptiva a las sugerencias de de los consejeros, aunque no se comprometió a nada.

Los miembros del Consejo le transmitieron las dificultades que supone para ellos, en ausencia de un presidente de la Corporación, gestionar un recorte presupuestario que supondrá la toma de decisiones para las cuales estos podrían no ser competentes. La vicepresidenta tomó nota de la necesidad de acelerar el consenso para su nombramiento.

Los consejeros expusieron ayer sus temores de que la reducción presupuestaria pueda hacer imposible que RTVE cumpla su deber de servicio público. Aseguran que la audiencia experimentará un descenso considerable, hasta un 8 % para La Primera, y que será imposible continuar con la producción de series como Águila Roja, Cuéntame o Amor en tiempos revueltos, además de que perderá el liderazgo de sus informativos.

Los escenarios de recorte del gasto expuestos ayer por directivos del Ente al Consejo sitúan las posibilidades de reducción del presupuesto en personal (despidiendo o destituyendo directivos, reduciendo sueldos de estrellas...) y de gastos generales (con contratos en vigor) en hasta 35 millones de euros para el primer capítulo y algo menos para el segundo. Es decir, los contenidos deberán absorber la caída. RTVE debe hacer frente este año a compromisos «ineludibles» como los Juegos Olímpicos, con un coste de unos 70 millones.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

Temor a un bajón de audiencia