Gofres, con sello de Narón, que arrasan

CHEMA CORRAL NARÓN

NARÓN

CESAR TOIMIL

La franquicia Waffle bubble cerrará su primer año con 21 negocios en toda España

17 sep 2018 . Actualizado a las 19:03 h.

¿A quién le amarga un dulce? Los megagofres enroscados de grandes burbujas, rellenos de helado y coronados con dulces complementos y siropes, que este año tomaron los festivales y arrasaron en las redes sociales, llevan el sello de Narón. En menos de un año, la franquicia Waffle bubble company ha iniciado una expansión imparable por el territorio nacional y ya tiene un pie puesto en Portugal.

Relata Borja Gómez -un joven emprendedor que, junto a su socio, Iván Castro, está al frente de la compañía- que los waffles aparecieron en Hong Kong en los años 50, como una fórmula de aprovechar los huevos rotos que no podían vender a los clientes, y hoy son reyes de la repostería, un capricho XXL para los amantes de lo dulce de medio mundo. «Nosotros le añadimos una bola helado, sirope y hasta 16 toppings diferentes o fruta para elegir», detalla. Y esas mil combinaciones personalizadas son las que han hecho triunfar a este snack callejero.

«La primera apertura de Waffle Bubble fue en diciembre del 2017, en Marineda City. Ahora mismo tenemos 12 tiendas funcionando y al final de año habremos llegado a 21. Están vendidas, aunque la apertura dependerá de las obras», explica Gómez, antes de hacer un repaso a las localizaciones por el mapa de España. «Tres en Madrid, tres en Valencia, Castellón, Málaga, Canarias... Y muy pronto, en Lisboa».