Así puedes ser el castrexo perfecto

Los actores del Oenach Atlántico, en su vigésima edición, dan las claves


La Voz

A Galicia le encanta echar la vista atrás. Sobre todo en verano. Las recreaciones históricas, en multitud de formatos, inundan la comunidad. Desde mañana hasta el domingo hay uno de los mejores ejemplos en Sedes (Narón), donde el Oenach Atlántico celebra su vigésima edición. El programa está repleto de guiños a la época castrexa, con el fin de recrear las raíces de la cultura y el modo de vida de entonces.

Las actividades más atractivas, además de las musicales, son las representaciones teatrales. De hecho, el evento central, A noite no castro, es el momento más esperado. Los vecinos se ponen sus mejores galas del pasado para recuperar la vida cotidiana en un castro. En esta ocasión, harán una representación de temática fantástica, con temas atemporales para reflexionar sobre la sociedad actual y su relación con el medio ambiente. «Lo que más me gusta recordar son los valores que tenían, como el respeto a los mayores, y su relación con la naturaleza, a la que nunca avasallaban», comenta Juan Padín, participante en la recreación.

Este naronés lleva desde hace quince años inmerso en el Oenach y, con el paso de los años, se ha ido documentando más para ser el castrexo perfecto. «Llevaban una vida muy austera, no eran nada ostentosos, no buscaban el poder. Y eso se traducía en su ropa», explica Juan. La vestimenta de verano solía ser de dos piezas (casaca y pantalón) o una (sobrecamisa larga). Juan opta por una casaca de manga corta de lino y un pantalón corto rojo, que servía para aguantar las altas temperatura que, pone de ejemplo, había en la alta montaña de Galicia. «Las referencias son escritos de los romanos, no se conserva ninguna vestimenta de aquella época», apunta.

Él se pone también una capa con piel de cabra, que usaba más bien la gente de poder del castro o los más humildes en días de gala. Asimismo, lleva unas calzas de cuero con calcetines largos de lana. Todo esto lo acompaña de un casco, en su caso una reproducción de uno que se encuentra en el castillo de San Antón; un adorno en el brazo que imita a la cabeza de un corzo; y un puñal de sacrificio que copió de uno hallado en un asentamiento de Alemania. «Los adornos demostraban el poder», añade Juan.

Y sobre la vestimenta femenina, la actriz que posa para la foto opta por un chaleco y una falda «muy austeros», que adorna con pieles y una vara, también con detalles. Además, porta una espada, dado que era habitual que las mujeres fuesen armadas, al tener mucho poder en el poblado. Con estas claves sobre la mesa, está claro que cualquier puede animarse a ser castrexo por un día en el Oenach.

A tener en cuenta

Cuándo se celebra: El viernes (a partir de las 22.15); sábado y domingo (todo el día).

Cómo llegar: Es en A Feira do Trece, a quince minutos del núcleo de Narón.

Concurso de disfraces: Para todos los visitantes, hay que inscribirse el sábado de 11 a 17 h. El premio, una degustación.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Tags
Comentarios

Así puedes ser el castrexo perfecto