Dos capitales


Precisamente hoy, coincidiendo como cada año con la celebración de la Fiesta de las Pepitas, Ferrol y Mondoñedo, las capitales de la Galicia do Norte, renuevan institucionalmente sus lazos de hermandad. Unos lazos que tienen su origen en los tiempos en los que al frente de la alcaldía ferrolana estaba José María López Ramón. Fue entonces cuando el Papa Juan XXIII decidió que ambas ciudades compartiesen la capitalidad de una diócesis que no se parece a ninguna otra, y cuyos orígenes se remontan al fondo de las edades: al tiempo en el que a estas costas llegaron, con el obispo Mailoc al frente, los cristianos de Britania (britanos, bretones o como se les quiera llamar...), que venían huyendo, tras la caída de Roma, de la persecución de los sajones. Unos navegantes que, tras desembarcar en su nuevo país, probablemente tuvieron algunos de sus primeros asentamientos estables en el Bertón ferrolano, en la Bertoña de A Capela y en la Bretoña luguesa. A raíz de la decisión del llamado Papa Bueno, que hoy ya está en los altares, la iglesia de San Julián, como ustedes saben, tiene rango de concatedral. Y es muy hermoso que el día que Ferrol renueva esta hermandad sea el de la fiesta de las rondallas, que tan brillantemente encarna la tradición ferrolana de entonar canciones que tienen sus raíces a ambos lados del Atlántico. Como también es de celebrar que sea el Día Grande das San Lucas, el de la feria más antigua de Europa, cuando Mondoñedo se abraza Ferrol. En el fondo, la amistad es una de las cosas más hermosas que existen, ¿no creen? En este tiempo que nos ha tocado vivir, pocas cosas puede haber más importantes que el afecto. O, al menos, eso me parece a mí.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Dos capitales