El bucle del naval


Ferrol

Es un vicio al que sucumben la mayoría -salvo excepciones- de nuestros representantes políticos cuando se sientan en la Cámara Alta y Baja y se ponen a hablar del sector naval de la comarca. ¿Que tu partido ha gobernado pero ahora te toca sentarte en las bancadas de la oposición? Pues a lanzar dardos casi con los mismos argumentos que rechazó tu Gobierno cuando ostentaba el poder. Y tan anchos, que no pasa nada. En el centro del debate, un denominador común, un debate romántico pero poco práctico, sobre la construcción de buques mercantes en los antiguos astilleros civiles y, en concreto, en el de Fene. Baste arañar un poco en los términos del contrato de construcción de los petroleros para Ondimar que se fabrican en Puerto Real (Cádiz) -con la indispensable alianza de Daewoo- para conocer cuan fuera del mercado convencional se encuentran los astilleros públicos españoles.

Luego, también se encuentran las declaraciones/delirio en torno a las factorías. Como las vertidas en el 2013 por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en plena parálisis del naval de la ría, cuando dijo que la ocupación en las antiguas Astano y Bazán era «realmente alta». O la realizada ayer en el Congreso por una diputada gallega afirmando categóricamente que ni en Fene ni en Puerto Real (Cádiz) hay ahora mismo trabajo. Deben de crecer solas como lechugas las jackets para el parque británico de East Anglia One. Otra cosa es que no nos guste el negocio de la eólica marina -para asombro de otras zonas industriales del país- y otra muy diferente es negar evidencias.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

El bucle del naval