Un día para embarcar cada «jacket»

Ayer se empezó a cargar el primer componente de los cuatro que partirán la próxima semana


Ferrol

Para mover una estructura de sesenta metros de altura y de unas 600 toneladas de peso es necesario un día de trabajo, una gran grúa y una veintena de operarios. Navantia Fene inició ayer el montaje de la primera de las cuatro jackets que viajarán a bordo del barco Swan a mediados de la próxima semana. Hasta el momento solo se ha enviado un componente de los 27 que fabrican la factoría de Fene y Windar Renovables. Sin embargo, la estructura que partió a inicios de julio fue transportada anclada a una barcaza.

En esta ocasión, y así se mantendrá en el resto de los envíos, se transportarán de cuatro en cuatro con destino al puerto alemán de Saasnitz. El viaje se hace sin paradas y lleva en torno a diez días, explicó Raúl Rico, director del proyecto, aunque «es probable que más adelante se acorte». Es menos tiempo del que llevó llegar a la primera jacket, ya que la velocidad de navegación que alcanza el Swan es mayor.

Una nueva grúa adquirida para el sector de la eólica marina se encargó de poner encima del Swan, de la compañía Dockwise, la primera de las estructuras. El montaje en sí es rápido y sencillo, «llama la atención por el peso y los tamaños, es muy espectacular». A media mañana, los operarios trabajaban en el cambio de contrapesos y movimiento de grúa, una tarea que se prolongó más en el tiempo, «aunque sea menos vistoso» que el posicionamiento sobre cubierta. Las estructuras no llevan ningún attachment soldado a la cubierta del buque, «todo es con amarre neumático», explicó Rico.

En este tipo de tareas influye, explicó el experto, algunos factores como el tiempo, las mareas y especialmente el viento.

Cadencia de diez días

La empresa pública prevé que los trabajos de embarque de las cuatro estructuras terminen en torno al martes o miércoles, de forma que el buque pueda poner destino a Sasnnitz el jueves. El resto de los envíos, hasta un total de seis, se harán, prevé Navantia, con una cadencia de unos diez días, «aunque es posible que se acorte utilizando un segundo buque o que se alargue si nuestro cliente, Iberdrola, tiene algún problema en la instalación».

Mediante el transporte de la barcaza, a la primera jacket le ha llevado llegar a Alemania un total de 14 días. Ayer ya se encontraba en su destino. «Aunque el viaje no depende de Navantia ni de Windar, sino que lo monitoriza Iberdrola, nos han trasladado que ha salido perfecto», destacó Raúl Rico.

Las estructuras permanecerán en Saasnitz unas dos semanas, tiempo tras el cual Iberdrola prevé iniciar su instalación en el parque alemán de Wikinger en el Mar Báltico.

En estos momentos, la alianza formada por Navantia y la asturiana Windar Renovables ha culminado ya más de veinte estructuras, de unos 60 metros de altura, que han empleado a lo largo del último año a hasta un máximo de 400 trabajadores. Quedan seis jackets por fabricar. La previsión es que puedan estar listas a mediados de agosto y que el último envío se realice en el mes de septiembre.

La ejecución de este encargo permitió devolver la actividad a los talleres de la planta de Perlío y también a las instalaciones de la antigua Imenosa.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Un día para embarcar cada «jacket»