La «L», el objetivo del verano

Los centros han notado un repunte de matrículas con respecto a otros años

Los más jóvenes aprovechan el verano para intentar sacarse el carné antes de iniciar las clases.
Los más jóvenes aprovechan el verano para intentar sacarse el carné antes de iniciar las clases.

Ferrol

La mayoría de edad desbloquea uno de los objetivos primordiales de la adolescencia: el permiso de conducir. Las autoescuelas se convierten en julio y agosto en viveros de estudiantes que, con la selectividad aprobada, sueñan con empezar la universidad con la «L» colgada en la luna trasera del coche. Sin embargo, a pesar de que el carné puede parecer una necesidad prioritaria, este sector ha notado la crisis como cualquier otro. «Nos perjudicó mucho», asegura Manolo Carballeira, presidente de Copasan.

«El número de matrículas ha repuntado un poco con respecto a los años anteriores», indica Alfonso Dopico, encargado de Madrid-París, un estandarte en el sector con más de 30 años de historia. Pero desde la mayoría de los centros señalan que la situación ha empeorado con respecto a hace una década. «Hemos notado un bajón de matrículas en los últimos años», dice Raquel Fernández, administrativa de ITT Galicia. Esta empresa, presente también en Cedeira, ha aprovechó el local que dejó libre la desaparecida Torremar en Esteiro.

Además de Torremar, en Ferrol han cerrado las autoescuelas Cosmos, Xistral y Vilar. Otras han optado por unir fuerzas para afrontar con mayores garantías el futuro: Madrid-París con Fenesport y Cofepa con Ruta 24. En la comarca hay un total de 24 centros de aprendizaje: diez en Ferrol, cinco en Narón, tres en Cedeira, dos en Fene y uno en As Pontes, Cabanas, Pontedeume y San Sadurniño.

El verano de este año parece abrir una nueva etapa de prosperidad aunque los datos sigan sin ser los esperados. «Julio y agosto están reservados a los estudiantes», afirma Manolo Carballeira. En Rodaxe han apreciado un descenso en el número de prácticas que realizan los alumnos. «Los alumnos hacen menos prácticas que antes para ahorrar dinero, pero suelen suspender el primer examen y al final acaban pagando lo mismo o más», explica Lourdes Rodríguez, copropietaria del centro naronés, que tiene trece años de antigüedad.

La Jefatura Provincial de Tráfico ha dejado en solo dos los exámenes prácticos de este mes agosto -antes había cuatro-, uno ayer y otro el día 24. «Muchos van a tener que marcharse en septiembre sin poder sacarse el práctico. Tendrán que hacerlo en diciembre», comentan desde Copasan. Los exámenes teóricos se siguen haciendo una vez a la semana.

Por otro lado, el Plan Bolonia de las universidades afectó sobremanera a los estíos de las autoescuelas. «A los estudiantes que tienen que recuperar alguna materia en julio y empiezan las clases a principios de septiembre solo les queda agosto para sacar el carné, y no les da tiempo», destaca Lourdes Rodríguez, de Rodaxe.

«Si el sector naval empieza a remontar, nosotros también lo notaremos», concluye Manolo Carballeira, que afronta, como todas las autoescuelas, el futuro «con optimismo». Mientras los coches sigan existiendo, la «L» seguirá siendo un objetivo del verano.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La «L», el objetivo del verano