«Desde la semana pasada salimos a echar sal en la carretera todos los días»

El Centro de Vialidade Invernal realiza tareas preventivas para garantizar el buen estado de los viales


AS PONTES

El buen estado de conservación de los viales de la veintena de municipios que configuran las comarcas de Ferrolterra, Eume y Ortegal -y también de otras localidades próximas como Miño, Paderne o Irixoa- depende de su trabajo. Desde hace poco más de un año, el Centro de Vialidade Invernal de la Xunta, situado en la parroquia pontesa de Goente, actúa como centro de operaciones y base logística de dos máquinas quitanieves, una con extendedor de salmuera y otra de extensión de sólido.

Allí deciden las actuaciones a realizar a lo largo y ancho de las carreteras de titularidad autonómica. Desde el pasado mes de noviembre y hasta el próximo 15 de marzo, garantizar el estado de esas vías es uno de sus grandes retos. «Desde la semana pasada hemos tenido que salir a echar sal todos los días», indica José Ignacio Rodríguez, técnico de la empresa Construcciones Francisco Gómez y Cía, adjudicataria del servicio. El protocolo determina que si los termómetros bajan de los dos grados, los operarios se encargarán de realizar un recorrido preventivo. En ese caso, las máquinas quitanieves tendrán como misión esparcir sal en la AG-64, la AC-101 o la AC-564, entre otras. Pero, ¿qué ocurre cuando, tal y como ha sucedido en estos últimos días, el termómetro desciende todavía más? En ese caso, detalla Rodríguez, «el trabajo de prevención se amplía a más carreteras. Entre ellas, a vías como la que une A Capela con Neda, Cerdido con Cedeira o esta última con el Campo do Hospital».

Previsiones meteorológicas

Pendientes al minuto de la evolución de las previsiones del tiempo, cada mañana, desde el Centro de Vialidade Invernal pontés se establecen las salidas previstas. «De acuerdo con la información que manejamos y que nos suministran, entre otros puntos, desde las dos estaciones meteorológicas que tiene la DGT en la AG-64, decidimos actuar o no y dónde hacerlo». Si se aprueba la salida, los operarios partirán de su base en torno a las 23.00 horas con el objetivo de prevenir la aparición de placas de hielo. Si la salida es corta -cuando los termómetros bajan de los dos grados- invertirán unas cinco horas. En el caso de que sea larga, las tareas se demorarán hasta alcanzar las siete u ocho horas.

Ante una nevada copiosa

Además, en días como los pasados, apunta Rodríguez, «los equipos de conservación vuelven a salir como medida de prevención sobre las seis de la mañana para garantizar que las vías estén en buen estado». El protocolo también prevé el mecanismo de actuación ante una nevada más copiosa. En ese escenario, subraya el técnico, «una de las quitanieves se encargaría única y exclusivamente de la AG-64 y el otro del resto de carreteras». El propio conductor, desde la cabina, decide la cantidad y zona en la que repartir el material anticongelante. De suministrarlo se ocupan en la planta, donde además de un punto dedicado al acopio de sal disponen también de un depósito de salmuera de 24.000 litros. Al margen de las operaciones invernales, el centro se encarga de tareas de desbroce, pintado o atención en accidentes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«Desde la semana pasada salimos a echar sal en la carretera todos los días»