Morir de éxito

Nona Inés MI BITÁCORA

FERROL

17 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No se trata de una muerte física. Es, en sentido metafórico, el intento de elaborar un mensaje que resuma lo que puede ocurrir a quienes se consideran elegidos para la gloria. Y recorren ese camino en vuelo tan alto y acrobático que ronda el abismo. Porque no les informaron de la fragilidad de sus alas, que otros fabricaron para un vuelo de menos altura. Y tampoco valoran el riesgo de arrastrar a quienes no saben que solo se les eligió para un simulacro. No para la gloria. Pensarán los lectores que hay en estas palabras un cobarde mensaje que apunta sin desvelar el blanco. Pero hoy solo pretendo hablar de cómo veo el paseo triunfal sobre las pasarelas públicas para exhibir poderío, telegenia o retórica de libro, fáciles recursos para deslumbrar al pueblo con el brillo del poder ejercido sin pudor, la peor de las maneras de valorar lo que realmente puede haber detrás: un personaje desnudo, del que conocemos solo una versión manipulada en el sentido que interesa. Que esa es la tarea de quienes rodean a estas diosas y dioses de papel, para decirles lo que quieren escuchar y fabricarles baremos que los definan como redentores de pobres y oprimidos. Su mayor peligro es que pueden morir de éxito. Cegados por cristales tintados y barreras de fieles que les ocultan el otro lado de la vida. Pero podemos reconocerlos: en sus sonrisas impostadas, en el estudiado tono de sus voces, en el menosprecio hacia los que hace décadas abrieron el camino. Y en la soberbia que los incapacita para descubrir que el otro no necesita estrellas políticas con luz proyectada, sino humildes obreros del bien común.