As Pontes, un museo a todo color

El proyecto enPezas ha salpicado la villa de murales de temáticas locales, obras de profesionales y también de gente inexperta aplaudidas por los vecinos


as pontes

A Xaquín das Herbas le rinden homenaje en el poblado de O Barreiro con un mosaico fotográfico compuesto por Xurxo Guitián, y en el barrio de Chamoselo, donde Pili Carballeira y varios alumnos han pintado el roble en el que se cuenta que dormía este cantero anarquista que llegó a As Pontes en 1936 (otra versión apunta a que era italiano). Los torneros son protagonistas del trabajo de Diego González Cereijo en la calle da Igrexa; la figura del señor feudal García Rodríguez de Valcarce ocupa una pared de la avenida de Galicia, obra de Wedo Goás; y Delio Rodríguez recrea con maestría la leyenda del río Eume, en O Barreiro.

Así hasta las más de 40 piezas que componen el proyecto As Pontes EnPezas, una iniciativa cultural y turística con un fuerte componente social que ha salpicado la villa de murales coloristas de temáticas locales, con las que se identifican los vecinos, obra de profesionales y de gente que jamás había cogido un pincel, la mayoría ponteses o ligados a la villa. Delio es vigués y no había pisado antes As Pontes. «Me dedico a pintar murales [...], este era un reto complicado, intenté hacerlo muy colorido, aunque la leyenda es negra, también en homenaje a las Fragas do Eume. Tenía unas fans, unas señoras mayores, y al acabar me felicitaron. Lo hice en dos partes, porque tocó lluvia. Me gustó mucho conocer la zona; y para la gente de ahí, un diez», resalta.

Ismael Blanco, director de la empresa Deloga, es el coordinador del proyecto que impulsó el Concello pontés en 2017. «Non naceu coma un recurso turístico [...], e xa hai un museo. A idea é o desenvolvemento local, búscanse temas de aquí, da historia e as lendas e tamén contemporáneos, colectivos e persoas, para engrandecelos e darlles valor a través do arte, case sempre con pintura acrílica, algún feito con esprai e dous mosaicos fotográficos, un deles de Xurxo Guitián dedicado ás culturas bretoa e galega, con sete mil fotos [que aportaron los vecinos de Lesneven y de As Pontes]», explica.

Sonia Sueiro era la concejala de Cultura cuando se gestó esta idea, que ahora impulsa Vicente Roca: «Quería llevar el muralismo al pueblo. Empezó con una obra que se hizo en la biblioteca, que no está en EnPezas, y con Ismael se acabó de cerrar. Lo que nos diferencia de otras ciudades es el enfoque hacia temas y gente del pueblo». Ella estudió Bellas Artes, pero nunca había querido participar como artista. Pero un día la llamó Ismael para hablarle del «muro de los besos», en el que colaboraría la Asociación de Padres y Madres de Personas con Trastorno del Espectro Autista (Aspanaes). «No pude decir que no, me siento muy afortunada [...]. Al principio yo iba a hacerles el diseño y los chicos iban a pintar, pero al final lo adaptamos integrando en el mural sus dibujos, que transmiten tanto...». Y se convirtió en el banco de los besos, donde mucha gente se sienta para hacerse una foto. «Embelleces la zona, y hay mucha gente que llama para ofrecer sus muros», destaca Sueiro. «É un photocall, todo un éxito, e houbo que prohibir aparcar diante porque se perdía perspectiva para as fotos», cuenta Ismael.

En julio y agosto se vivió un maratón de color. Los trabajos previstos para la primavera y el otoño se concentraron en dos meses, debido a la pandemia, y el tiempo les sonrió. «O máis gratificante de todo é a resposta social -subraya el coordinador-. Busca mellorar as relacións humanas, a convivencia dos veciños, traballando a cooperación e a diversidade, con Xanela ou Aspanaes, ou con mulleres, a través do CIM, que nin son muralistas nin pintoras e fixeron o seu mural, guapísimo, guiadas por Carolina Diguele e por Isabel O'Connor».

Estas dos artistas locales son reincidentes, e igual crean una pieza efímera que visten un árbol, con ayuda de los vecinos, o diseñan un mural en el que 15 mujeres dan su visión del mundo. Estos días transforman un respiradero de Canal IV en una gigantesca Amanita muscaria. «La respuesta de la gente es muy positiva, dicen ‘qué bonito queda el pueblo'. Este proyecto le da calidez y calidad, a un muro de hormigón lúgubre le das color, con temáticas de aquí, y aprendes mucho de la historia local». EnPezas está vivo y pronto saldrá una guía. A Ismael le emociona «a reacción da xente de aquí, e da de fóra, que botan uns días traballando e intégranse moi ben».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos
Comentarios

As Pontes, un museo a todo color