A la playa sí, pero con sentido común

Ante la imposibilidad de establecer barreras físicas para limitar aforos y preservar la distancia social, los alcaldes apelan a la responsabilidad individual de los bañistas


Ferrol

La apertura de las playas al baño que contempla la fase 2 de la desescalada que mañana, lunes, entra en vigor, representa un gran reto para los concellos litorales del área de Ferrolterra, que cuentan con grandes arenales a los que acuden millares de personas. El Instituto de Calidad Turística de España ha elaborado un borrador, que todavía tiene que ser validado por Sanidad, en el que se establecen una serie de normas para garantizar el buen uso de las playas a causa de la pandemia del covid-19. Entre otras medidas, se plantea limitar y controlar el aforo de los arenales y delimitar accesos de entrada y salida para garantizar la distancia social entre los bañistas.

Pero, «¿quién le pone puertas al campo?», apuntaba ayer un alcalde de la comarca, en la que hay infinidad de calas aisladas y playas kilométricas a las que se puede acceder por múltiples zonas.

En cuanto a medios humanos para controlar la situación, todos los concellos tienen un personal muy limitado, incapaz de cubrir los kilómetros y kilómetros de litoral.

De ahí que, si bien todos están tratando de aportar soluciones, a marchas forzadas y con reuniones constantes con las fuerzas de seguridad y los técnicos municipales, los alcaldes apelan al sentido común y a la responsabilidad individual como la fórmula más eficaz para favorecer el disfrute de las playas garantizando la distancia social para evitar contagios que hagan retroceder el avance de la desescalada.

Sin medios para controles

El regidor de Pontedeume, Bernardo Fernández, manifestaba ayer que están trabajando en esa línea, pero que con los efectivos policiales de que dispone el Concello tienen muchas dificultades para controlar todo. «Nosotros tenemos una playa grande, la de Ber, la de Andarío que es parte de la de Perbes, y varias calas, entre ellas una nudista, que están habilitadas como tal y no disponemos de medios para hacer esos controles», apuntó, añadiendo que están tratando de contar también con Protección Civil, «pero va a ser imposible controlar a lo largo de la jornada». A su modo de ver, los municipios de tipo medio, que en algunos casos ni siquiera tienen Policía Local, van a tener grandes dificultades para asumir ese nuevo cometido.

El ejemplo más evidente es el del Concello de Cabanas, que multiplica su población en verano, cuenta con un único agente de la Policía Local y tiene una playa urbana de alrededor de un kilómetro, con pinar que recibe miles de visitantes. El alcalde, Carlos Ladra, plantea como única posibilidad reducir la zona de aparcamiento los meses de julio y agosto, que es cuando hay más afluencia de bañistas.

En Ares, su regidor, Julio Iglesias, también manifiesta que, de momento, lo único que pueden hacer es pedir a la gente que cumpla la distancia de seguridad, «porque no puedo meter a los policías en la playa a contar a las personas, con tantos kilómetros de arenales».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

A la playa sí, pero con sentido común