Algunas mentiras más sobre la mal llamada Armada Invencible

El Museo Naval desmonta algunos falsos mitos sobre la «Gran Armada»


Ferrol

Continuando el artículo de la semana pasada que dedicamos a desmontar algunos falsos mitos o mentiras sobre la «Armada Invencible», término acuñado por los británicos con intención despectiva, y que calaron sobre todo en su sociedad debido a la propaganda que siempre les ha caracterizado, hoy queremos tratar otros supuestos mitos o falsedades que tienen que ver con la que fue en realidad la «Gran Armada» española enviada por Felipe II en 1588.

¿Es cierto que Don Álvaro de Bazán falleció a causa de un disgusto real?

Si bien es cierto que el rey Felipe II veía que la organización de la Armada se había convertido en un enorme gasto financiero y que apresuró a su almirante don Álvaro de Bazán para que atacará lo antes posible Inglaterra, es rotundamente falso que este último falleciera a causa de ello. Realmente el marqués de Santa Cruz murió en Lisboa el 9 de febrero de 1588, a causa del tifus que se desató en aquella ciudad debido a la aglomeración de soldados y marinos durante un largo tiempo. Y esa fue la razón por la cual el Rey tuvo que recurrir al duque de Medina Sidonia, don Alonso Pérez de Guzmán, para encargarle el mando de la Gran Armada, por ser uno de los generales de más prestigio dentro de la alta nobleza, como era costumbre en la época. Contra lo que se ha dicho, Medina Sidonia aconsejó varias veces al Rey que desistiese de la empresa de Inglaterra.

¿Pretendía la invasión anexionar Inglaterra al Imperio español?

A esta pregunta debemos contestar en sentido negativo, pues realmente el objetivo de Felipe II era la expulsión del trono de Isabel I por su marcado protestantismo y los ataques piratas continuos de sus barcos contra los galeones españoles que venían de América. También era una venganza a la ejecución de la reina de Escocia María Estuardo, y como respuesta al apoyo inglés a los rebeldes protestantes holandeses de Flandes y Países Bajos, pues el envío de la Gran Armada tuvo lugar en el contexto de la Guerra Anglo-Española que ya se había iniciado tres años antes a causa de varios ataques de Drake contra puertos de Galicia. Aunque el intento de invasión fracasó debido en gran parte como sabemos a «los elementos» (turbulentas condiciones y tempestades en el mar que desaconsejaron el desembarco), la guerra terminaría favorable a España, según el Tratado de Londres de 1604.

¿Se hundieron realmente tantos barcos españoles durante su travesía y combates?

La respuesta a esta cuestión es también negativa, ya que de los 137 barcos que zarparon de Lisboa, a pesar de la pérdida inicial de varios de ellos a causa de las tormentas en el Golfo de Vizcaya, llegaron a entrar en el Canal de la Mancha aproximadamente 122 buques de todo tipo (galeones, navíos, galeazas, galeras y otros), pues realmente la Gran Armada no era exactamente una armada, sino un convoy de transporte de tropas escoltado por 20 galeones, de los cuales solo se perdieron tres, y de ellos solo naufragó uno (el San Marcos) en el viaje de vuelta. Tras el combate de Gravelinas y los naufragios en las costas de Escocia e Irlanda el resultado final fue que unas dos terceras partes de la flota (aproximadamente 87 barcos) regresaron a España, siendo reparados posteriormente.

¿Fue la Contra-Armada inglesa de 1589 una derrota mayor para Inglaterra?

Debemos afirmar de forma clara que sí, pues sus bajas serían mucho más numerosas (miles de muertos en A Coruña y otros a causa de enfermedades en su huida), la venganza de Inglaterra resultó un rotundo fracaso considerándose una de las mayores catástrofes navales de su historia, algo que se ocuparon bien de silenciar al igual que harían un siglo y medio después con la monumental derrota que sufrieron en Cartagena de Indias…

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
13 votos
Comentarios

Algunas mentiras más sobre la mal llamada Armada Invencible