«As Pontes está bien en accesibilidad, en otros sitios es todo un suplicio»

Manuel Escourido y Juan Carlos Romero, en silla de ruedas desde hace dos décadas, reclaman más concienciación

;
«As Pontes está bien en accesibilidad, en otros sitios es todo un suplicio» Manuel Escourido y Juan Carlos Romero, en silla de ruedas desde hace dos décadas, reclaman más concienciación

As Pontes

Cada día tienen que enfrentarse a numerosas barreras. Las propias, por sus problemas de movilidad reducida, y las que genera una sociedad que suspende en la asignatura de la concienciación. El caso de los ponteses Juan Carlos Romero y Manuel Escourido presenta numerosas coincidencias. Los dos tuvieron que aprender a convivir con una silla de ruedas tras un accidente de tráfico. A ambos les dejó una lesión medular dorsal. Tenían la misma edad: 19 años.

Además, hasta hace unos meses compartían asiento en el salón de plenos del consistorio. El primero continúa como edil del PSOE, mientras que el segundo renunció a su acta de concejal del PP el pasado ejercicio. Una diferencia ideológica que no les aleja en una reivindicación que comparten: la necesidad de seguir mejorando la accesibilidad para aquellos que presentan alguna limitación en sus capacidades físicas, visuales, auditivas...

En los más de 20 años transcurridos desde ambos siniestros, «pasamos de la nada a casi todo en el ámbito de la accesibilidad», sostiene Escourido. «En mi caso -recuerda- la repercusión social fue muy importante. Desde entonces me considero una persona que tiene que enfrentarse a la vida con un reto físico. Sin más». Romero reconoce que «cando eu me reincorporei á miña nova vida xa había máis cousas feitas. Tes que perseguir os mesmos obxectivos que antes de quedarte en cadeira de rodas, non queda outra». Y, tirando de retranca, subraya que, «en As Pontes, Escourido xa tiña moito camiño andando».

Notable alto

Los dos residen en la localidad. Aunque, por motivos profesionales, se desplazan a diario. Romero es profesor de Electromecánica de Vehículos en el IES de Fene donde asegura «estou feliz, é perfecto, non teño ningún problema e móvome polo centro sen ningunha dificultade». Escourido, economista y profesor, apunta que «siempre me recibieron muy bien en todos los sitios. Como mucho, alguna dificultad para reunirme con algún cliente en sus instalaciones, pero por el resto sin problema». Como anécdota, señala, «en Ortigueira tuvieron que hacer una rampa en la Agencia Tributaria». Mejoras en la accesibilidad que también han ido llegando a la totalidad de los espacios públicos de la villa como el Alovi o el ayuntamiento, entre otros. ¿Qué nota le pondrían al estado actual de accesibilidad? «Un notable alto. Este pobo gústame moito para vivir. Non hai que ir moi lonxe para atoparse con beirarrúas estreitas ou sinais que te obrigan a baixar á calzada», explica Romero. «Yo un 8 porque As Pontes -continúa Escourido- está muy bien comparado con otros sitios en los que moverse es todo un suplicio. En lo público se ha avanzado, pero en los locales privados queda mucho por hacer». No obstante, y a pesar de la buena nota, ponen el acento en la concienciación. «Hay un nulo respeto a la hora de aparcar en las plazas reservadas o en los pasos de peatones», asegura Escourido. «Dinche que é un momentiño, pero a nós condiciónanos moito», replica Romero. Por eso, reclaman más control y una campaña de educación porque «a lo mejor con los adultos hay que tirar la toalla, pero con los niños debería ser más fácil». También pequeños cambios que mejorarían su calidad de vida: «Algunhas prazas de aparcadoiro deberían estar cubertas. Se chove, chegas empapado». Dos personas sin límites con vidas completamente autónomas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

«As Pontes está bien en accesibilidad, en otros sitios es todo un suplicio»