Por dignidad


Confieso a mis lectores que escribo bajo los efectos de la impresión que me causaron dos recientes intervenciones parlamentarias. Una en el Congreso de los Diputados y la otra en el Parlamento Gallego. En los dos casos no sé si fue mayor la vergüenza o la tristeza. Oír cómo un diputado independentista le pide al ministro de Justicia que ponga en libertad a los secesionistas que un juez metió en la cárcel y ver cómo otro, en este caso del BNG -también en sede parlamentaria- rompe con arrogancia insultante una fotografía del rey de España, me produjo una sensación semejante a la del vacío. De ese vacío que precede a la impotencia que se adueña de quien presencia una infamia y sabe que quedará impune….

Lo más grave es que estas actitudes se adoptan en nombre de la libertad de expresión. Y, poco a poco, esa línea sutil que separa el ejercicio de un derecho de la vulneración de otro, se va desdibujando hasta parecer inexistente… Nada hay más peligroso que refugiarse en los derechos propios para violar los de los demás. En eso, en gran parte, consiste la supremacía. Los dos espectáculos parlamentarios deberían hacernos reflexionar sobre qué es lo que nos está pasando para que las instituciones democráticas, que tanto costó conseguir, sufran desde aquí y desde fuera, un ataque permanente en medio de una pasividad social e institucional inexplicable.

Es hora de defender pacífica pero contundentemente nuestra dignidad y gritar en todos los foros que en España todos estamos sometidos a la ley. Y que no hay presos políticos ni políticos que enmienden las decisiones judiciales.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Por dignidad