Despropósito


Ferrol

Imagínense que empezamos la casa por el tejado. Una casa de tamaño medio, con una cocina amplia. Imagínense que antes de comprar los muebles de la cocina, adquirimos el mejor horno y la lavadora más moderna del mercado. Sin escatimar en gastos. Un operario de la empresa los trae, los monta, les da brillo y los deja apoyados sobre la pared a la espera de que haya muebles e instalación eléctrica con la que poder ponerlos en marcha.

Imagínense que pasan unos cuantos años hasta que consiguen terminar las obras de la cocina. Los muebles están listos al fin. Los huecos donde colocar el horno y la lavadora, terminados. Pero cuando se decide a ponerlos en su sitio, enchufarlos y dejar lista su cocina, se encuentra con que el bombo de la lavadora tiene unas grietas tremendas, que imposibilita que el electrodoméstico funcione. ¡Con el dinero que le ha costado! Descubre después de consultar a un técnico que las grietas no son resultado de los años que la lavadora lleva en la cocina sin funcionar, sino que ya las traía cuando usted la compró. Llama a la tienda donde la adquirió pero han pasado tantos años, que no se hacen cargo. Solo le quedan dos opciones, o gastar un dinero extra en arreglar el electrodoméstico o comprarse uno nuevo.

Vaya despropósito, ¿no creen?. Seguro que nunca se les ocurriría gestionar así su economía familiar. Pues imagínense, por último, que el dinero con el que se costeó la EDAR de cabo Prioriño y el que se gastará para arreglar las deficiencias que ahora presenta, es público, es decir, de todos los ciudadanos. No hace falta que se lo imaginen, porque es cierto como la vida misma. Despropósito.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Despropósito