La vía de agua de goles recibidos

La plantilla del Racing asume la urgencia de evitar la sangría de tantos encajados, pues su dato solo lo superan tres equipos de la zona de descenso


FERROL / LA VOZ

Más inteligente con la pelota, más vistoso en campo contrario y uno de los mayores realizadores de Segunda División B, pero el despegue del Racing lo frena en las últimas semanas una vía de agua. Lleva 22 goles recibidos, una cifra que solo superan tres equipos en zona de descenso: el Tropezón, antepenúltimo con 26 en contra, y el Lealtad, penúltimo, y el Sporting de Gijón B, quinto por la cola, en la plaza de promoción de permanencia, ambos con 25. En las últimas semanas el Racing coqueteó demasiado con la heroica. Diez tantos en contra en las cuatro pasadas jornadas encarecieron sus posibilidades para puntuar. Cuatro tantos necesitó para ganar al Valladolid B, y marcar en Guijuelo y Logroño no le sirvió de nada.

«Nos está pasando mucha factura que nos metan tantos goles», admite Tena, convertido poco a poco en titular indiscutible después de su llegada al final del mercado de fichajes. «El partido de Logroño no era para haber encajado goles tan rápidos como sufrimos. El primero te lo pueden meter porque llega en una contra, pero el segundo de estrategia en un córner no te lo pueden hacer. Hay que defender bien. Las marcas están puestas y no se tiene que dejar ningún jugador libre. Con 2-0, a ver cómo remontas un partido contra un buen equipo como el Logroñés», razona el central de Castellón.

«El segundo es evitable»

«Estamos recibiendo muchos goles. Es un trabajo de todos, del primero de arriba que debe presionar y ayudar, al último, que soy yo», entiende Ian Mackay, consciente del lastre de los goles recibidos. «En el 1-0 hay un balón largo que baja Camochu y Abaroa le pega un zarpazo que pasa por debajo de las piernas de Forte y acaba entrando. Pero el segundo tanto en el córner sí es evitable porque la peina un jugador al primer palo y entra otro al segundo libre de marca. Duele», admite el portero coruñés.

Con esa premisa, recuperar la solidez defensiva de semanas atrás, el Racing inició ayer los entrenamientos para preparar el encuentro del sábado ante el Coruxo en A Malata.

«Ganar es lo más importante. A ver si conseguimos mantener la portería a cero para que nos resulte más fácil conseguir victorias», admite el entrenador, Manolo García. El Racing solo terminó imbatido en tres partidos de liga, el del estreno en Langreo, y los derbis ante el Somozas y el Compostela.

«El segundo gol de Logroño, de córner, no te lo pueden hacer»

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

La vía de agua de goles recibidos