De Hollywood a Trasmonte

ana f. cuba CEDEIRA / LA VOZ

FERROL

ÁNGEL MANSO

Janie, de Nueva Jersey, y Paco, zamorano, dejaron California, tras vivir en Miami, Orlando o Santa Fe, para retirarse en una aldea de Cedeira

16 feb 2014 . Actualizado a las 07:00 h.

Desde niña, Janie Sass, originaria de Nueva Jersey, había soñado con vivir en California. En 1969 se trasladó a Madrid para perfeccionar el castellano y en la universidad conoció a Paco Fernández Prieto, zamorano, estudiante de Ingeniería de Obras Públicas. Acabó el curso, la joven americana regresó a su país, para trabajar en Naciones Unidas, y no dejó de cartearse con su amigo español. La boda se ofició en Nueva Jersey y a Paco, que había aparcado la ingeniería para ingresar en la policía secreta de la dictadura franquista, lo destinaron a Mallorca.

En la isla hallaron «un paraíso, sin apenas turistas, un aeropuerto que solo recibía vuelos chárter, una vida social intensa, discotecas, club de mar... Mucha noche, mucha juerga, las calas, muy romántico y muy mediterráneo...», evocan. Janie, en la oficina de Viajes Iberia, algo incómoda en casa «con la pistola», y Paco, de escolta del entonces príncipe Juan Carlos, «cuando le cedieron el Palacio de Marivent», en 1973. Con más ansia de aventura que vocación de agente, cuando se atisbaba el fin del régimen, la pareja partió hacia Miami, para poner en marcha la oficina de Viajes Iberia.

Desde la casa donde viven de alquiler, hace casi año y medio, en la aldea cedeiresa de Trasmonte, con las noticias de la CNN de fondo, recuerdan el aspecto decadente «de aquel Miami» de hoteles «horrorosos», repletos de ancianos, la mayoría judíos que habían sobrevivido al holocausto «y esperaban la muerte». «Mucha gente hizo negocio» en aquella ciudad, que Paco dejó durante unos meses para irse de representante de la agencia a Orlando, «el sitio más feo del mundo». Nunca más se separaron. En Santa Fe, en el estado de Nuevo México, una de las primeras ciudades fundadas por los conquistadores españoles, vivieron «una experiencia única, increíble, la más bonita», asevera Paco, integrados con las comunidades indígenas. «Nos hicimos muy amigos, fuimos a sus casas, asistimos a sus bailes», relatan. Una llamada de teléfono marcó su nuevo rumbo. Medieval Times, una empresa de espectáculos creada en Mallorca [nació como una simple barbacoa para turistas] pretendía instalarse en California y quiénes mejor que Janie y Paco para emprender esta nueva aventura. En la California de ritmo frenético soñada por Janie, «por el clima, porque lo tiene todo, allí dicen que es ?un estado mental?». Cada uno en su coche, recorrieron dos mil kilómetros siguiendo el camión de mudanzas. «Hicimos de todo, ?hay que buscar caballos?, nos pedían, y jinetes, abrir cuentas bancarias», rememora la americana de Trasmonte. «Yo planté las rosas», apostilla Paco.