ortigueira / la voz

El ritmo festivo de Os Cempés marcó anoche el arranque musical del Festival de Ortigueira. La primera avalancha de gente se registró ayer, desde media mañana, con centenares de personas en ruta hacia la acampada del pinar de Morouzos. El bullicio se fue intensificando a medida que avanzaba el día por las calles de la villa ortegana, con un desfile incesante de folkies, portando bolsas de comida y bebidas o tirando de carros y curiosos artilugios donde transportan todos sus bártulos.

En los jardines del Malecón también ha comenzado el movimiento. Mientras algunos artesanos se apresuraban en montar las casetas de la feria, abierta desde media tarde, otros aprovechaban para echar una cabezadita al sol. Y los puestos de helados y comida rápida atendían a sus primeros clientes. En la explanada de la Alameda, frente al escenario Estrella Galicia, se apilaban decenas de bidones de cerveza para los chiringuitos. Todo listo para los conciertos, 16 en tres veladas.

Pero la gran protagonista del Mundo Celta es la música, que en la sesión inaugural corrió a cargo de la Escola de Gaitas de Ortigueira, los bretones Bagad Glazik Kemper, A.C. Gamelas e Anduriñas y la Banda de Gaitas Concello de Os Blancos. Preludio de las bandas emergentes.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Ferrol

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

El Festival de Ortigueira arrancó con fuerza, al ritmo de Os Cempés