De la antigua escombrera de As Pontes al plato

Endesa cultiva grelos y recolecta miel en la montaña que ha sido recuperada


ferrol / la voz

Un grupo trabajadores de la planta de Endesa en As Pontes, aficionados al mundo del campo, impulsaron hace unos años un proyecto para ayudar a la recuperación de la antigua escombrera de la firma en el municipio. El lugar en el que se acumuló durante años el material estéril no aprovechable que salía de la mina (arcillas, pizarras, etc.), se ha convertido en una montaña con una inmensa zona verde, de aproximadamente 1.200 hectáreas de extensión con pastizales y arbolado, que destaca por su gran riqueza animal y vegetal.

Desde hace alrededor de una década, se siembran anualmente en la zona cientos de grelos ecológicos en los que no se utilizan ni abonos químicos, plaguicidas ni ningún producto no natural. La plantación se realiza a principios del mes de septiembre y durante tres semanas de febrero se recogen las hojas. Además, la firma también ha instalado en la zona ocho colmenas con las que recolectan anualmente entre 120 y 200 kilos de miel.

Una vez disponen de los dos productos, se envasan y se preparan para enviar a otras naves de la firma, otras empresas, instituciones de gobierno o amigos, además de repartir una parte entre ellos. «Llama mucho la atención a la gente que no está familiarizada con lo que es esto. La gente no se imagina cómo es una escollera recuperada ni cómo puede nacer vegetación», explica Aníbal Gil, ingeniero forestal responsable de la restauración de la escollera.

La empresa ha impulsado este tipo de iniciativas, explica Gil, que además de ayudar a recuperar la zona favorecen la floración o sirven como alimento a los animales que habitan la escombrera. «Hay 180 especies de vertebrados, que tenemos documentados en una publicación, que han ocupado este nuevo hábitat», señala Gil.

Recuperación de la zona

Los trabajos de restauración se iniciaron a mediados de los años ochenta. La antigua escombrera exterior de Endesa es el mayor acopio artificial de España, tiene 11,5 kilómetros cuadrados, 160 metros de altura y 720 metros cúbicos de volumen, y su recuperación se considera un ejemplo. La transformación de la zona se ha completado con el lago artificial que ha transformado la imagen de la villa.

Votación
12 votos

De la antigua escombrera de As Pontes al plato