El calamar gigante se muda

La Voz

FERROL

Arriesgado traslado del cefalópodo de ocho metros de la SGHN, que estuvo a punto de caer al doblarse una grúa

25 oct 2011 . Actualizado a las 15:13 h.

La pieza estrella del Museo da Natureza ya tiene nueva casa. La mudanza a bordo de un remolque salvó ayer el kilómetro que separaba el lugar donde se alojó en la última década el museo de la Sociedade Galega de Historia Natural (SGHN) en el antiguo Hospicio, hasta la Casa del Coronel la plaza de Canido, la nueva ubicación del Museo da Natureza. Un aparatoso operativo consiguió trasladar, no sin dificultades, los 8,3 metros y noventa kilos de cefalópodo, bañados en 300 litros de alcohol y conservado en una urna de cristal de la que no se desprendió en todo el viaje.

La empresa se preveía complicada y lo fue. El operativo se iniciaba hacia las nueve y media de la mañana, pero no consiguió culminar hasta pasadas las seis de la tarde. Entre seis personas consiguieron vaciar el alcohol viejo de la urna, cargar la pieza y trasladarla, sin mayores contratiempos, hasta la Casa del Coronel. Una vez allí, se procedió al limpiado interno de la urna y del propio calamar, con una manguera.

Por las escaleras

La jornada se complicó por la tarde, cuando se intentó izar con una grúa la pieza hasta el primer piso, donde se mostrará. La grúa se dobló y a punto estuvo de tirar al suelo su valiosa carga. Ante esta situación, los responsables de la SGHN decidieron optar por subirla a mano, por las escaleras, salvando por milímetros el roce contra las paredes de una urna que mide cuatro metros de largo.