De Bremen al «paraíso» de Ponzos

La Voz

FERROL

Susan y Jens descubrieron las playas de Ferrol hace quince años y desde entonces siempre repiten: «Este es el mejor lugar de Europa»

17 jul 2009 . Actualizado a las 02:00 h.

A las diez de la mañana, en Ponzos solo se escucha el rumor de las olas. El aparcamiento está prácticamente vacío y por la carretera no se ve ni un solo coche. De repente, a lo lejos, una pequeña figura se va haciendo más y más grande al tiempo que le da al pedal. Es el alemán Jens Anderssohn, que llega sonriente y con una buena barra de pan colgando del manillar para preparar el desayuno.

Frente al mar salvaje del Atlántico, con la autocaravana bien aparcada y la mesa portátil ya desplegada sobre la hierba, le dan la bienvenida su mujer, Susan, y sus tres hijos: Jule, de once años; Tammo, de nueve; y Yette, de tres. También anda revoloteando por la zona Robin, un simpático chaval medio alemán-medio canario, sonriente y muy charlatán, que se presta a hacer de traductor.

Con el café humeante sobre la mesa y la mantequilla lista para untar en el pan, Susan y Jens cuentan que llevan viniendo a las playas de Ferrol, con la casa rodante a cuestas, desde hace quince años. «Antes de descubrir este lugar, en vacaciones nos dedicábamos a viajar por Europa: estuvimos en Francia, Grecia, Italia, Dinamarca, Suecia... Pero un día llegamos aquí y ya no quisimos buscar más», explica Susan muy amable. «Para nosotros, este lugar es el mejor de Europa para pasar las vacaciones», apostilla Jens a continuación.