Core-X, el chip prodigioso

La nueva serie de procesadores de Intel es un 15 % más veloz que la anterior. Diseñada específicamente para equipos de sobremesa, ofrece un rendimiento máximo para videojuegos, realidad virtual y «overclocking». Los Core-X nacieron como respuesta a los ThreadRipper de AMD. Es la guerra de los circuitos integrados.

.

Redacción / La Voz

El procesador sigue siendo el corazón de cualquier ordenador ?ya sea un equipo de sobremesa, portátil, un dispositivo móvil o una tableta?, por mucho que en los últimos años hayan cobrado especial relevancia otros elementos del hardware como las tarjetas gráficas o los veloces discos de almacenamiento SSD. Intel y AMD son los dos principales fabricantes de estos chips y hace algo más de una década, en el 2006, estaban casi igualados en cuota de mercado, pero desde entonces el despegue del primero ha sido meteórico y actualmente Intel está presente en un 80 % de las computadoras.

Sin embargo, ha sido precisamente un movimiento de su gran rival (ambas compañías son norteamericanas y con sede en California) lo que ha espoleado a Intel a lanzar la generación de procesadores más potente de la historia. AMD (Advanced Micro Devices) presentó el ThreadRipper, con 16 núcleos y 32 hilos, y la firma de Santa Clara ha respondido con los Core Serie X, disponibles desde el pasado 26 de junio. Esta familia de chips, pensada especialmente para los equipos de sobremesa, está formada por una gama de 4 a 18 núcleos. La nueva plataforma ofrece el rendimiento extremo necesario para satisfacer las demandas de los grandes aficionados a los juegos, a la creación de contenidos, a la realidad virtual y para los usuarios que desean realizar overclocking (forzar la velocidad de reloj y, por tanto, el rendimiento de un procesador por encima de las especificaciones indicadas por el fabricante).

Con Intel Core-X de 10 núcleos es posible obtener hasta un 14 % más de velocidad en rendimiento multiproceso y hasta un 15 % más en rendimiento de un único proceso, en comparación con la generación anterior. Los precios de estos procesadores parten de los 242 dólares del i5-7640X a los 999 de i9-7900X. Se espera que el procesador de 12 núcleos comience a distribuirse en agosto, y los de 14 a 18 núcleos llegarán en octubre.

Centros de datos

Intel también acaba de actualizar los procesadores escalables Xeon, la plataforma de la compañía diseñada específicamente para centros de datos e infraestructuras de red, que se adaptan así a la próxima generación de negocios y experiencias de consumo. La transformación digital se está acelerando y todos los sectores ?transporte, consumo, fabricación, salud, servicios profesionales e incluso producción agrícola? están en proceso de mejora y optimización. «Las nubes altamente adaptables, definidas por software, ubicadas en las instalaciones o remotas, están reemplazando a las infraestructuras de función fija ?explica Lisa Spelman, vicepresidenta y directora general del Data Center Marketing Group de Intel?. Los datos que se habrían almacenado en los equivalentes de cajas de zapatos digitales, para no volver a ver la luz, están siendo aprovechados mediante una potente capacidad analítica e inteligencia artificial, revelando nuevos conocimientos y oportunidades». Un ejemplo de esta nueva realidad y de las necesidades de proceso que genera son los vehículos autónomos, que requerirán teraflops de capacidad informática cada hora que se encuentren en la carretera, el aire o el agua.

Apoyo a Nolan

Las experiencias inmersivas también precisan de una enorme potencia y de un gran volumen de flujos de datos. Intel colabora habitualmente con estudios de Hollywood, realizadores, creadores de contenidos y desarrolladores para avanzar en este terreno; recientemente creó, junto a Warner Bros y Practical Magic, una nueva experiencia VR para promocionar la película Dunkerque, escrita y dirigida por Christopher Nolan. Dunkirk VRE coloca al espectador en cada una de las tres perspectivas de la película: tierra, mar y aire. Con contenidos personalizados disponibles como vídeo de 360 grados y alta resolución, los usuarios pueden participar de una narración cinematográfica épica sobre la batalla de la Segunda Guerra Mundial.

Las exigencias informáticas de este proceso requirieron que todas las estaciones de trabajo, servidores blade, tarjetas de vídeo, pilas de software y sistemas de almacenamiento funcionaran con la máxima eficiencia. Practical Magic usó servidores equipados con procesadores Intel Xeon, para crear unas imágenes en alta resolución, con baja latencia y sensación de tiempo real. En la industria informática, el chip todavía es capaz de hacer cosas prodigiosas.

Computación cuántica: adiós a la Ley de Moore

En 1965, el cofundador de Intel, Gordon Moore, observó que el número de transistores por microprocesador se duplicaba cada 12 meses (y cada 24 meses a partir de 1975), lo que dio lugar a la Ley de Moore. Pero las exigencias de la vida digital son cada vez mayores y para hacer frente a los retos que se avecinan ?con el Big Data y el Internet de las cosas como puntas de lanza? será fundamental el desarrollo de la computación cuántica. Atos, una firma europea líder en Big Data, ciberseguridad y servicios de cloud, ha presentado el primer sistema integrado en máquina del mundo capaz de simular hasta 40 bits cuánticos (Qubits) disponible comercialmente. El Atos Quantum Learning Machine (Atos QLM) está alimentado por un supercomputador ultracompacto y un lenguaje de programación universal. «La física cuántica dará lugar a cambios profundos, especialmente en la ciberseguridad, una de las prioridades estratégicas clave de las empresas de hoy», explica Thierry Breton, presidente y CEO de Atos.

Votación
1 votos
Tags

Core-X, el chip prodigioso