El quinqui que arrasa en YouTube

Rodada durante cinco años en Alicante, suma más de 1,1 millones de espectadores en YouTube. Porque «Criando ratas», la cinta de Carlos Salado, solo se ha estrenado en Internet. Si la comparamos con los mejores estrenos convencionales del cine español en el 2016, sería la cuarta más vista, por detrás de «Un monstruo viene a verme», «Palmeras en la nieve» y «Villaviciosa».

.

Redacción / La Voz

Se define como cine neoquinqui. Y ha arrasado en Internet. Se llama Criando ratas y su joven director, Carlos Salado, ha pasado cinco años dedicado a este proyecto de bajísimo presupuesto, que no veremos en una sala de cine. La apuesta por una distribución libre era una de las claves de esta cinta, que bebe de Perros callejeros, Deprisa, deprisa o El pico. Todo un lenguaje, el de Eloy de la Iglesia, José Antonio de la Loma o Carlos Saura, trasladado al Alicante del siglo XXI, y a esa parte de la sociedad que existe y no queremos ver. Lo cuenta su productor, Rubén Ferrández: «Si no tienes a nadie detrás apretando para recuperar la inversión, si nadie quiere generar beneficio, me podía permitir regalar la película porque el objetivo era trascender». Porque en esta cinta se invirtieron los 5.000 euros que costaron las cámaras y el equipo de sonido. «Y nos daba igual recuperarlo -insiste el productor-, porque entendemos el arte como una manera de hacer sentir a la sociedad». La fórmula, desde luego, ha funcionado. A pesar de que no ha habido tampoco inversión en publicidad, tanto Ferrández como el director trabajan en el sector y han sabido situar la película en boca de un público potencial que la ha lanzado no solo en España, sino también Latinoamérica.

Aunque Ferrández asegura que siempre tuvieron claro que la película se colgaría en Internet para un visionado libre, no apuesta por un modelo único. «Hay películas para festivales, otras para taquilla, otras para plataformas y otras para distribuir como le dé la gana». De hecho, están trabajando ya en un nuevo proyecto en el que aún no está definido el modelo de distribución, «solo puedo decir que será un producto que hará sentir y reflexionar», añade. Según el productor, esa es la clave del éxito de la película. «Los diálogos improvisados, la iluminación y los escenarios naturales, los actores que son vecinos de los barrios... ese potaje hace que sea auténtica. No está edulcorada, es de verdad. Y la visión de Carlos Salado, el director, que va a formar parte del cine español. Tiene una visión que no tiene nadie, en 30 años a nadie se le había ocurrido volver al quinqui», afirma.

¿Pero qué ocurre si trasladamos los datos a la distribución en salas? Más de 4,6 millones de espectadores vieron en España Un monstruo viene a verme, la película más taquillera del pasado año. La cinta de Bayona recaudó más de 26,4 millones de euros, según los datos del Ministerio de Cultura. Por audiencia, Criando ratas se habría colado entre las cuatro más vistas, por detrás de Palmeras en la nieve, con 1,8 millones de espectadores y Villaviciosa de al lado, con 1,2.

¿Adiós a las salas?

La película de Salado es el último ejemplo de películas que no llegan a los cines por decisión propia. En el 2012, Paco León estrenó su primera cinta, Carmina o revienta, de manera simultánea en varias plataformas de pago en Internet, en DVD y en apenas 20 salas. Y se convirtió en aquel momento en la película con más visionados legales del cine español.

Hasta hace poco, que una película no llegara a salas era sinónimo de fracaso. Pero todo ha cambiado. Y si no, que se lo digan a Martin Scorsese. Tras los malos datos de Silencio, Paramount temía su próximo proyecto, The Irishman. Y llegó Netflix con 120 millones de dólares. Así que cuando se estrene en el 2019, la nueva película del maestro no se verá en salas, sino en este gigante digital. ¿Es un fiasco? La lectura es doble. Por un lado, un representante de una venerada generación de cineastas ve cómo la industria tradicional no apuesta por él. Pero por otro, la nueva distribución pone encima de la mesa un presupuesto notable para hacerla llegar a sus más de 93 millones de usuarios. Quién podría imaginar, hace unos años, que una película de Scorsese con Robert de Niro, Al Pacino, Harvey Keytel y Joe Pesci lo tendría más fácil en Internet que como éxito asegurado en la taquilla.

Votación
0 votos
Comentarios

El quinqui que arrasa en YouTube