La pesadilla del «tinnitus»

Solo el que los sufre sabe lo desesperantes que pueden llegar a ser. Los tinnitus, o acúfenos, son los sonidos que se escuchan en el interior del oído sin una causa exterior. Un problema para el que se abre la esperanza con la fase de pruebas de un dispositivo que podría aliviarlos.

.

Un estudio de la Universidad de Míchigan (Estados Unidos) muestra que un dispositivo experimental podría ayudar a silenciar los sonidos fantasmas propios del tinnitus, al atacar la actividad nerviosa ingobernable en el cerebro. En un nuevo artículo publicado en Science Translational Medicine, informan sobre los resultados de las primeras pruebas con animales y del primer ensayo clínico.

 En base a años de investigación científica sobre las causas de la afección, el dispositivo usa sonidos precisos y pulsos eléctricos débiles que activan los nervios táctiles, ambos centrados en hacer que las células nerviosas dañadas vuelvan a la actividad normal. Los participantes humanos informaron que, después de cuatro semanas de uso diario del dispositivo, el volumen de los sonidos fantasmas disminuyó y mejoró la calidad de vida relacionada con el tinnitus. Un «tratamiento» simulado usando solo sonidos no produjo estos efectos.

«El cerebro, y específicamente la región del tronco encefálico llamada núcleo coclear dorsal, es la raíz del tinnitus, explica la directora del equipo de investigación, Susan Shore. Cuando las neuronas principales en esta región, llamadas células fusiformes, se vuelven hiperactivas y se sincronizan entre sí, la señal fantasma se transmite a otros centros donde ocurre la percepción». «Si podemos detener estas señales, podemos detener el tinnitus -continúa-. Eso es lo que nuestro enfoque intenta hacer y estamos animados por estos resultados paralelos iniciales en animales y humanos». El abordaje, llamado estimulación bimodal auditiva-somatosensorial dirigida, involucra dos sentidos. El dispositivo reproduce un sonido en los oídos, alternando con pulsos eléctricos suaves y precisos que se suministran en la mejilla o el cuello.

En condiciones normales, las células fusiformes ayudan a que nuestro cerebro se centre en el origen de los sonidos y nos ayudan a desconectar las sensaciones que resultan del movimiento de nuestra cabeza y cuello. Pero el trabajo previo en animales mostró que el ruido puede desencadenar un cambio en la actividad de las células nerviosas, alterando su sincronización para que envíen señales sincronizadas espontáneamente en lugar de esperar un sonido real en el ambiente.

El dispositivo ofrece sonidos que coinciden con el volumen y el tono de los sonidos fantasmas que escucha cada paciente y también proporciona impulsos eléctricos suaves aplicados al área de la cabeza involucrada en las propias maniobras de alteración del tinnitus de los pacientes.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

La pesadilla del «tinnitus»